Una de las mayores preocupaciones de las personas que son usuarios de cualquier servicio, miembros de cualquier institución o que trabajen en cualquier empresa, es el saber cómo se usarán sus datos, sobre todo que estos no sean utilizados de manera no autorizada, especialmente después de casos recientes como el escándalo de Whatsapp y Facebook. En muchos casos, esto es regulado por medio del gobierno gracias a diversas leyes o reglamentos que protegen los datos e información de la gente, y en el caso de la Unión Europea, esto es regulado por el GDPR o Reglamento General de Protección de Datos.

Este reglamento entró en vigor el 25 de mayo de 2016, y dio un periodo de dos años para que cualquier ente organizacional que maneje datos privados y que funcione dentro de la Unión Europea fuera adecuando sus procesos de acuerdo al mismo. Debido a su naturaleza, cambió las leyes de muchos países, por ejemplo España, donde sustituyó a la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) que fue emitida en 1999, reemplazandola con la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales que se adecúa a lo establecido por el GDPR.

¿Cómo funciona el GDPR?

Definido como “reglamento relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de sus datos personales y a la libre circulación de estos datos”, el GDPR aplica también para empresas extranjeras que contraten residentes de la Unión Europea, ampliando el alcance de las leyes anteriormente establecidas. En resumen el GDPR instaura políticas severas y estrictas para el cumplimiento de la protección de datos de las personas, teniendo a su vez, multas que van desde una advertencia por escrito hasta sumas de dinero que pueden llegar incluso al 4% de la facturación global de la empresa. 

Asimismo, cada miembro de la UE debe establecer una oficina denominada como Autoridad de Supervisión (SA) que se encargará de investigar denuncias y sancionar en el caso de ser necesario, siendo este un organismo independiente. De igual manera, el GDPR fomenta el “mercado único digital” de la UE, que tiene como objetivo abrir oportunidades digitales para las personas y las empresas para mejorar el posicionamiento de Europa y de ser posible, establecer la región como líder mundial de la economía digital. También se apoya el Control Ciudadano de Datos Personales, ya que el GDPR alienta a las organizaciones a devolver el control de sus datos a los individuos. Esto hace más fácil la transparencia en el uso de la información y asimismo permite que las personas puedan cambiar los permisos que otorgan. 

Hoy en día la privacidad es un asunto de suma importancia para la gran mayoría de las personas, por lo que es igualmente importante que haya ciertas leyes que se encarguen de protegerla y den flexibilidad al individuo para hacer lo que desee con sus propios datos. El GDPR es una de las actas que garantiza que los datos personales de una persona no sean utilizados sin su consentimiento, por lo que vale la pena echar un vistazo a otras leyes de esta naturaleza. 

Ir arriba