Inventos creados por mujeres

La ciencia es una de las disciplinas más importantes en la historia de la humanidad, estando presente en gran parte de la existencia de la misma. Algunos de los descubrimientos científicos e inventos más importantes de la historia y de la actualidad se los debemos a mujeres ilustres. Desafortunadamente, estas no son reconocidas en el mismo grado que los hombres, y de igual manera, muchas han sufrido el llamado “efecto Matilda”, el cual se refiere a cuando un descubrimiento, invento, investigación, estudios, etc. eran atribuidos a hombres a pesar de haber sido realizados por mujeres, siendo esta una práctica muy común en el pasado. 

Afortunadamente, hoy en día el acceso a la información es más sencillo y extendido, por lo que cualquier persona puede investigar dichos hechos y descubrir la verdad. Actualmente, el efecto Matilda es una práctica que se ha ido dejando de lado, por lo que cada vez más mujeres reciben el crédito debido a su trabajo, aunque todavía queda un largo camino por recorrer. Es por eso que hoy hablaremos de diversos inventos creados por mujeres. 

Marian Croak y la VoiP:

VoiP (o Voz sobre IP) es la tecnología que nos permite comunicarnos por audio y video a través de internet, o para decirlo de manera más simple, es la tecnología que nos permite realizar videollamadas (una tecnología que ha resultado ser primordial en estos tiempos). Este invento es obra de Marian Croak, quien ideó la mayoría de las características que permitieron adaptar al VoiP de manera universal, teniendo actualmente en su poder más de 125 patentes relacionadas. 

Shirley Jackson y el cable de fibra óptica:

El cable de fibra óptica es esencial para nuestro estilo de vida actual y fue diseñado y creado por Shirley Jackson, egresada del MIT, donde también obtuvo un doctorado en física nuclear, siendo la primera mujer afroamericana en obtener dicho logro. Además del cable de fibra óptica, las aportaciones de Shirley Jackson permitieron desarrollar el teléfono de tonos, el fax portátil, el identificador de llamadas y la llamada en espera, siendo una figura fundamental para las telecomunicaciones.

Ivonne Brill y el sistema de propulsión de hidracina:

Fue en 1967 que Ivonne Brill desarrolló un sistema que permite a los satélites permanecer en órbita geoestacionaria fija por mucho más tiempo, siendo este el sistema de propulsión de hidracina. La carrera de Ivonne no empezó con el pie derecho, ya que inicialmente quería estudiar ingeniería, pero le fue negado el ingreso a la carrera ya que no podían acomodar mujeres. Aun así, Ivonne logró participar en el desarrollo de TIROS y Explorer 32, el primer satélite meteorológico y el primer satélite en la atmósfera superior respectivamente. 

Letitia Geer y la jeringa:

De Letitia Greer se conoce muy poco, pero lo que sí se sabe es que realizó una de las más grandes aportaciones a la medicina actual con su diseño de jeringa, la cual fue patentada el 11 de abril de 1899, y que al día de hoy no ha podido ser superado o desplazado en cuanto a su efectividad y practicidad. En ese entonces fue un invento revolucionario, ya que si bien ya existían las jeringas, estas eran de un diseño rudimentario que necesitaba del uso de dos manos (a diferencia del diseño de Letitia), facilitando la tarea de inyectar y extraer sustancias al cuerpo humano. 

Elizabeth Magie y el Monopoly:

En 1904, Elizabeth Magie fue testigo de cómo Estados Unidos se acercaba cada vez más al capitalismo y a su vez, de como eran más frecuentes las prácticas monopólicas en la industria, es por eso que se dio a la tarea de alertar y explicar de forma entretenida sobre estos cambios, desarrollando el popular juego de Monopoly (aunque ella no lo llamó así). 

Lamentablemente, Elizabeth nunca vería los frutos de su esfuerzo, ya que en la década de los 30, Charles Darrow plagió la idea, cambiando sólo unos aspectos básicos y estéticos del juego, volviéndose más popular que la versión original y adoptando el nombre que tiene hoy en día.

Cada día, el mundo se acerca cada vez más a una verdadera equidad de género, y aunque todavía falta camino por recorrer, hoy en día se reconocen más que nunca las aportaciones que han hecho diversas mujeres a los avances tecnológicos y científicos de los que gozamos y nos beneficiamos hoy en día. Desde siempre, las mujeres han sido un pilar para la ciencia y el avance humano, y es justo que finalmente se les dé el reconocimiento que se merecen y se han ganado.

Ir arriba