¿Qué es el hacktivismo?

A lo largo de su historia, la humanidad ha encontrado diversas maneras de hacerse escuchar con sus gobernantes, ya sea en marchas presenciales o, como ha pasado recientemente, haciendo uso de las herramientas digitales. Uno de los términos que más se han puesto en tendencia en los últimos años es el hacktivismo, el cual, a diferencia de lo que muchas personas creen, no tiene connotaciones negativas como el hackeo. 


La palabra hacktivismo es la fusión de “hacker” y “activismo”, siendo esa la naturaleza de este: la utilización de herramientas digitales de forma no violenta como medio de protesta (generalmente con fines políticos).


Para su ejecución se hace uso de diversas herramientas que incluyen desfiguración de sitios web, redirección, ataques de denegación de servicio, robo de información, parodias de sitios web, sustitución y sabotaje virtual y desarrollo de software entre otras tantas que pueden ser mucho más simples como el hacer peticiones por medio de las redes sociales. 


Sin embargo, el término es algo controvertido, ya que aunque es mayormente aceptado que el hacktivismo no hace uso de métodos violentos, hay grupos que si los utilizan y consideran que son una forma aceptable de acción directa para conseguir sus objetivos o protestar. 


Casos destacados de hacktivismo


El primer caso de hacktivismo del que se tiene conocimiento (y que fue documentado por Julian Assange) ocurrió en 1989, cuando las máquinas VMS conectadas DOE, HEPNET y SPAN (NASA) en la web fueron infectadas con un gusano anti-nuclear denominado WANK, que cambió el mensaje de entrada del sistema por uno de que tenía el nombre del gusano y el mensaje “You talk of times of peace for all, and then prepare for war”. Al momento de investigar la procedencia del ataque, se descubrió que el gusano WANK tenía su origen en Melbourne, Australia. 


Uno de los casos más importantes es el de WikiLeaks, que ocurrió en 2010. En este caso, hubo una gran filtración de documentos clasificados del papel de Estados Unidos en la guerra con Afganistán, la guerra con Irak, violaciones a los derechos humanos en la Bahía de Guantánamo, espionaje de parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), etc. A raíz de esto, desde 2012 hasta 2019 Julian Assange estuvo refugiado en Londres, aunque actualmente se encuentra detenido en el Reino Unido en espera de ser extraditado a Estados Unidos, donde está acusado de 18 cargos que lo pueden llevar a una sentencia de 175 años en prisión.


Anonymous es otro grupo hacktivista que ha tenido bastante notoriedad desde hace más de una década, aunque actualmente es más una especie de leyenda urbana y cada cierto tiempo surge un nuevo grupo que toma este nombre. Son conocidos por utilizar la máscara de Guy Fawkes como símbolo, así como su lema: “ “El conocimiento es libre. Somos anónimos. Somos legión. No perdonamos. No olvidamos. ¡Esperadnos!“. Este grupo ha realizado ataques contra gobiernos, organismos como el cuerpo de policía de Chicago y Minneapolis e incluso contra entidades religiosas como el Estado Islámico y la Cienciología. El grupo resurgió en 2020 luego del asesinato de George Floyd. 


Controversia al respecto


Es debido a los grupos que realizan actos violentos que hay mucha controversia respecto al hacktivismo, sobre todo con los que realizan ataques a organizaciones o gobiernos que son contrarios a su ideología. Específicamente, los grupos que realizan ataques de generación de servicio (DoS) son considerados enemigos de la libertad de expresión debido a las consecuencias que estos tienen, tales como la pérdida de recursos, teniendo un potencial muy peligroso. 


Un caso destacado al respecto es el de Blue Security, que en 2006 intentó automatizar ataques DoS, y como consecuencia fue atacado de forma masiva por ataques DoS  por diferentes grupos, el resultado es que Blue Security fue sacado de Internet y su negocio fue literalmente destruido. 


En realidad, el hacktivismo es controversial dependiendo de qué perspectiva se mire, y es que aunque hay gente que apoya este movimiento, también hay mucha gente que cree que al no tener una meta clara (debido a la diversidad de grupos y formas de pensar) no es más que un movimiento político inmaduro o un gesto anarquista indefinido. Asimismo, hay quienes ven al hacktivismo como una manera fácil de crear crisis e histeria colectiva, sin entender que este es una nueva manera de desobediencia civil. 


El hacktivismo es una evolución natural de la desobediencia civil y el anarquismo: cada vez nuestra vida está más digitalizada, incluyendo los sistemas de gobierno y seguridad. Es lógico que las protestas por parte de la sociedad civil se trasladen del mundo real a un entorno virtual, sobre todo ahora que este último es tan importante. 


Lamentablemente, y a raíz del tipo de información que se consigue con esta práctica, el hacktivismo es sumamente perseguido, y casos como el de Julian Assange lo comprueban, sin embargo, es una gran herramienta para identificar injusticias en la sociedad moderna. 

Ir arriba