¿Adultos que se niegan a crecer?

El término Kidult surge de la unión de las palabras en inglés: kid (niño) y adult (adulto) pero formalmente no se tiene un registro de su origen. Definimos al kidult como un adulto de entre 20 y 40 años que muestra unas tendencias de consumo similares a las que podría tener un niño de 6 años, con la diferencia obvia de que el poder adquisitivo y la libertad de decisión de compra son mayores en el caso del adulto.

Los principales componentes del movimiento kidult son los adultos de la Generación X (hijos de los Baby Boomers y padres de los Millennials), que están demostrando que ya no es solo cosa de niños llevar camisetas con tus personajes favoritos, fascinarse por películas de dibujos animados o coleccionar figuras de superhéroes.

Existe la creencia que los Kidults  son los nuevos “síndrome de Peter Pan” (conjunto de características que sufre una persona que no sabe o no quiere aceptar las obligaciones propias de la edad adulta), pero existe una diferencia, ya que son personas que tienen su propia familia, son económicamente estables, solventes y pueden permitirse sus propios caprichos con los ingresos que perciben.

Dado que las grandes marcas de juguetes, videojuegos y accesorios para niños han visto un gran nicho de oportunidad, principalmente porque el consumo de sus productos han aumentado entre personas mayores de 20 años se han diseñado varias campañas publicitarias.

¿Y qué compran los KIDULTS? 

Juguetes de colección, videojuegos, cómics, consolas de videojuegos y gadgets electrónicos son los principales artículos en donde los kidults desembolsan la mayor parte de su sueldo. Depende del lugar en donde compren sus productos y también si se trata de alguna edición especial, pero en general, los artículos antes mencionados rondan los precios entre 1,000.00 y 25,000.00 pesos mexicanos.

Todo indica que buscan artículos que les recuerden su niñez. “Los kidults tienen un perfil nostálgico y lúdico, pero son tan responsables como cualquiera”, menciona Mariela Mociulsky, directora de la consultora Trendsity.

Hay que tener en claro el hecho que no porque a los kidults les gusten productos que les recuerden a su infancia, no tienen poder de decisión sobre lo que compran, por el contrario, son personas exigentes y comparan la relación costo-beneficio y exigen un alto nivel de calidad en sus compras.

Así que si eres de los que gastan bastante dinero en artículos como juguetes de colección, videojuegos, cómics y gadgets electrónicos, entonces amigo mío bienvenido al mundo de los Kidults.

Ir arriba