¿Cómo mejorar la convivencia en el confinamiento?

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” hundred_percent_height=”no” hundred_percent_height_scroll=”no” hundred_percent_height_center_content=”yes” equal_height_columns=”no” menu_anchor=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” status=”published” publish_date=”” class=”” id=”” link_color=”” link_hover_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” margin_top=”” margin_bottom=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” gradient_start_color=”” gradient_end_color=”” gradient_start_position=”0″ gradient_end_position=”100″ gradient_type=”linear” radial_direction=”center center” linear_angle=”180″ background_color=”” background_image=”” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” enable_mobile=”no” parallax_speed=”0.3″ background_blend_mode=”none” video_mp4=”” video_webm=”” video_ogv=”” video_url=”” video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” video_preview_image=”” filter_hue=”0″ filter_saturation=”100″ filter_brightness=”100″ filter_contrast=”100″ filter_invert=”0″ filter_sepia=”0″ filter_opacity=”100″ filter_blur=”0″ filter_hue_hover=”0″ filter_saturation_hover=”100″ filter_brightness_hover=”100″ filter_contrast_hover=”100″ filter_invert_hover=”0″ filter_sepia_hover=”0″ filter_opacity_hover=”100″ filter_blur_hover=”0″][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” hover_type=”none” border_size=”0″ border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” border_radius=”” box_shadow=”no” dimension_box_shadow=”” box_shadow_blur=”0″ box_shadow_spread=”0″ box_shadow_color=”” box_shadow_style=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” margin_top=”” margin_bottom=”” background_type=”single” gradient_start_color=”” gradient_end_color=”” gradient_start_position=”0″ gradient_end_position=”100″ gradient_type=”linear” radial_direction=”center center” linear_angle=”180″ background_color=”” background_image=”” background_image_id=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” background_blend_mode=”none” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” filter_type=”regular” filter_hue=”0″ filter_saturation=”100″ filter_brightness=”100″ filter_contrast=”100″ filter_invert=”0″ filter_sepia=”0″ filter_opacity=”100″ filter_blur=”0″ filter_hue_hover=”0″ filter_saturation_hover=”100″ filter_brightness_hover=”100″ filter_contrast_hover=”100″ filter_invert_hover=”0″ filter_sepia_hover=”0″ filter_opacity_hover=”100″ filter_blur_hover=”0″ last=”no”][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=””]

Después de 4 meses de confinamiento, mantener a los pequeños ocupados se ha convertido en una misión casi imposible, hemos tenido que hacernos cargo no solo de las tareas del hogar, si no también de las actividades escolares alternando las responsabilidades de quienes tenemos que trabajar desde casa.

Ninguno de nosotros sabíamos lo que debíamos hacer en una pandemia, no había un manual, ni siquiera un par de recomendaciones de alguien que hubiese vivido algo similar; así que tuvimos que aprender día a día, paso a paso y en el camino hemos experimentado de todo, desde los más agradable como compartir el desayuno con los que más amamos, hasta la ansiedad, desesperación, estrés, etc.

Muchos de nosotros aprendimos a trabajar y desempeñar de una manera productiva el ya famoso “Home Office”, si eres estudiante aprendiste a como sobrellevar la entrega de tareas y clases en línea pero, ¿qué pasa con el hogar, con la familia?, esa parte que, para muchos es la más importante, cómo le hacemos para mantener un sano equilibrio, aprender a vivir con otros, a compartir el espacio, lidiar con hábitos diferentes a los nuestros, esos hábitos que nos pueden sacar de casillas y nos pueden traer frustración, irritabilidad, molestias, esto puede llegar a desequilibrarnos emocionalmente y empezar a contener sentimientos como rabia o tristeza, incluso empezando a afectarnos mentalmente teniendo pensamientos negativos, de decepción o dudas, hasta comenzar a perjudicarnos físicamente con tensiones musculares o dolores de cabeza.

[/fusion_text][fusion_imageframe image_id=”1929|full” max_width=”” style_type=”” blur=”” stylecolor=”” hover_type=”none” bordersize=”” bordercolor=”” borderradius=”” align=”none” lightbox=”no” gallery_id=”” lightbox_image=”” lightbox_image_id=”” alt=”” link=”” linktarget=”_self” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” filter_hue=”0″ filter_saturation=”100″ filter_brightness=”100″ filter_contrast=”100″ filter_invert=”0″ filter_sepia=”0″ filter_opacity=”100″ filter_blur=”0″ filter_hue_hover=”0″ filter_saturation_hover=”100″ filter_brightness_hover=”100″ filter_contrast_hover=”100″ filter_invert_hover=”0″ filter_sepia_hover=”0″ filter_opacity_hover=”100″ filter_blur_hover=”0″]https://trustnet.tsom.io/wp-content/uploads/sites/7/2020/08/CV3-1.jpg[/fusion_imageframe][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=””]

Primero debemos entender que no es una lucha contra los otros, sino un proceso para adaptarnos correctamente y mejorar como personas, aquí te dejamos algunas pautas para lograrlo o por lo menos no morir en el intento:

  • Dejar de resistirnos al cambio. Empezar a ser flexibles, entender que estoy conviviendo con gente diferente, que tiene gustos diferentes, incluso que ordena las cosas de diferente manera; pongamos normas claras y específicas en donde todos estén de acuerdo y dispuestos a cooperar.
  • Dejemos de un lado el egoísmo. La necesidad de tener el poder, la razón y hacer las cosas como yo quiero. Vamos a negociar y dejar participar a los otros, a escuchar, a ser solidarios y a trabajar como un equipo.
  • Controlemos las emociones. Cada uno de nosotros tenemos la responsabilidad de gestionar de forma correcta nuestras emociones, para respetar a los otros y que se facilite la comunicación, con esto aprenderemos a atacar el problema para darle solución.
  • Evitemos aislarnos. En ocasiones para evitar problemas, tomamos la decisión de alejarnos de las personas, pero en el aislamiento que vivimos hoy en día, no podemos ir a ningún lado entonces lo mejor es enfrentarlo de la mejor manera, para ello es necesario hacernos responsables de nuestro rol, entender que mi participación es para el bien común.

Es por eso, que debemos estar claros que cada uno es responsable de mejorar la relación con los otros y así comenzar a implementar valores como la cooperación, solidaridad, comunicación y la ayuda en común.

Pero, ¿qué sucede si tienes pequeños y adultos mayores en casa?, con ellos funciona muy bien mantener una rutina, tener tareas, sentarse con ellos para hacer un horario semanal, en donde ellos tengan actividades no solo recreativas si no a nivel intelectual y social, es importante que mantengan contacto ya se vía telefónica o de manera virtual con la familia y sus amigos, no olvidemos hacerlos parte de las actividades del hogar, ponerles tareas muy sencillas de limpieza, de cocina para que ellos se sientan partícipes e integrados. Además es muy esencial:

  • Mantener los horarios de sueño.
  • Si el tiempo y las responsabilidades destinadas lo permiten evita el ocio, propongan aprender algo nuevo a través de tutoriales o cursos en línea.
  • Hacer una rutina de ejercicios periódicamente.
  • Tener contacto con la naturaleza y a la luz solar siempre que nos sea posible.
  • Proponer juegos y aprovechar el tiempo en familia.

No olvidemos como punto importante que la comunicación es el elemento más poderoso para una sana convivencia y recordemos que no se trata de ser una gran familia si no un tremendo equipo.

[/fusion_text][fusion_imageframe image_id=”1930|full” max_width=”” style_type=”” blur=”” stylecolor=”” hover_type=”none” bordersize=”” bordercolor=”” borderradius=”” align=”none” lightbox=”no” gallery_id=”” lightbox_image=”” lightbox_image_id=”” alt=”” link=”” linktarget=”_self” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” filter_hue=”0″ filter_saturation=”100″ filter_brightness=”100″ filter_contrast=”100″ filter_invert=”0″ filter_sepia=”0″ filter_opacity=”100″ filter_blur=”0″ filter_hue_hover=”0″ filter_saturation_hover=”100″ filter_brightness_hover=”100″ filter_contrast_hover=”100″ filter_invert_hover=”0″ filter_sepia_hover=”0″ filter_opacity_hover=”100″ filter_blur_hover=”0″]https://trustnet.tsom.io/wp-content/uploads/sites/7/2020/08/CV4.jpg[/fusion_imageframe][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Ir arriba