Adopción de código bajo

En la actualidad es imperativo tener herramientas que permitan el desarrollo tecnológico y digital de forma lo más rápida y ágil posible, y es por eso que se idearon las herramientas “low-code” o de código bajo. 


Una herramienta de código bajo es una herramienta o plataforma basada en módulos compuestos por elementos visuales que permite que los desarrolladores simplemente arrastren y suelten los elementos que quieren o necesitan para crear una aplicación o página web.


Los beneficios de esta clase de herramienta son enormes, y es que permite un rápido desarrollo del elemento que se desea sin tener que hacerlo escribiendo un código línea por línea. 


¿Cuál es la utilidad de las herramientas de código bajo?


Además de la velocidad de desarrollo, el adoptar código bajo tiene diversos beneficios, principalmente el de facilitar a personas que no son programadores el hacer aplicaciones o sitios web, y es que es bien sabido que hoy en día las empresas utilizan a los analistas, administradores o personal de marketing para realizar sitios web, incluso puede hacerlo el propietario de la empresa directamente. 


Esto es gracias a que las herramientas de código bajo liberan a la persona de necesitar conocimientos técnicos para hacer su trabajo, por lo que se puede trabajar sin tener siquiera que construir los componentes configurables de la plataforma a realizar. 


Además de esta facilidad, es posible integrar interfaces de programas de aplicaciones (API por sus siglas en inglés) de terceros para conectarlos, probarlos y personalizar nuestra plataforma, adecuándose a nuestras necesidades. 


Es importante destacar que cada vez hay menos personal especializado en desarrollo y programación, y al mismo tiempo es importante incrementar la velocidad de respuesta y configuración de aplicaciones y sitios web, por lo que las herramientas de código bajo representan una gran oportunidad para sortear estos obstáculos. 

Los desafíos del código bajo


Así como hay grandes beneficios, también hay ciertas complicaciones al momento de utilizar herramientas de código bajo, siendo el mayor desafío el que no es una herramienta apta para todas las tareas, puesto que hay tareas que son demasiado complejas para utilizar código bajo, y esto puede traer graves consecuencias para quienes desconozcan esto. 


Asimismo, se debe tomar en cuenta que en algún momento se debe administrar, dar mantenimiento y escalar estas aplicaciones o sitios conforme más personas vayan ingresando en ellos, algo que se suma a los desafíos de una página o aplicación desarrollada de forma convencional. 

El código bajo es una gran herramienta que puede ser muy beneficiosa si se sabe cómo y en qué situaciones utilizarla. La facilidad de acceso a estas herramientas, así como la facilidad con que pueden ser utilizadas y que prácticamente cualquier persona puede hacerlo hacen que el código bajo tenga un enorme potencial a futuro cuando sus errores sean corregidos.