28 de diciembre, el verdadero significado del Día de los Inocentes

Una de las celebraciones que la gente encuentra más graciosa o más molesta (dependiendo de a quien se le pregunte) es el día de los inocentes, siendo uno de los más importantes del calendario religioso en fechas decembrinas. Esta no es una celebración que amerite un día feriado, pero si es una celebración que que se ha extendido entre las personas de México, sean creyentes o no, celebrándose en casi todo el país cada iglesia la celebra a su manera, se le ofrecen regalos y comida al niño Jesús, las ofrendas pueden ser variadas, desde prendas para vestirlo, hasta dulces, pan, entre otras cosas.

Aunque la tradición que la gente más practica es la de tomar todo el día con un tono humorístico, realizando bromas todo el día, las cuales pueden ser desde pequeñas bromas hasta bromas realmente pesadas, y a quien cae en las mismas se le dice la icónica frase “inocente palomita que te dejaste engañar”. El punto de esta tradición es la de actuar como lo haría un niño inocente (de ahí las bromas que a veces no son tan inocentes), y tal es la fama del Día de los inocentes que se le llega a comparar con el April Fools Day de Estados Unidos, que tiene una temática similar. 

El orígen del día de los inocentes

La versión actual del día de los inocentes ve su origen en el relato bíblico de la Matanza de los Inocentes perpetrada por el rey Herodes para encontrar y asesinar a Cristo, aunque en la edad media también existió una versión pagana llamada “la fiesta de los locos”, en la que se tenía el concepto de “nadie tiene la culpa de nada” y por lo tanto todo estaba permitido mientras la fiesta se celebraba. Con el fin de terminar con las excentricidades y actos extremos que se llevaban a cabo, la iglesia determinó que la fecha del día de los inocentes coincidiera con la fiesta de los locos, siendo esa la principal razón de que se celebre el 28 de diciembre, ya que en realidad debería hacerse uno o dos días después del 6 de enero, aunque no hay un registro histórico de cuando pudo suceder esta matanza. 

A pesar de que la matanza de los inocentes se toma como el origen del día de los inocentes, realmente no hay ninguna prueba de que esta fuera llevada a cabo, ni siquiera de parte de historiadores como Flavio Josefo, quien realizó extensos registros de la vida de Herodes. Esto puede deberse a varias razones, aunque la más aceptada es que el pueblo de Belén era tan pequeño que el número de niños varones de menos de dos años podría no haber pasado de 20 y por lo tanto no se consideraría un hecho relevante en ese entonces (además de que Herodes murió en el 4 a.C.). 

El día de los inocentes en otros países

Latinoamérica es una región sumamente religiosa, y es por eso que el día de los inocentes es celebrado en diversos países de la región, cada uno con sus diferentes costumbres.

  • Guatemala: En este país la celebración es similar a la de México, aunque las bromas en realidad son mayormente inocentes (al punto de llamarse “inocentadas”) y sólo se realizan a quienes no están conscientes de la fecha.  
  • El Salvador: Se celebra principalmente en la ciudad de Antiguo Cuscatlán, departamento de La Libertad, siendo la fiesta patronal de la misma. Personas de todo el país se dirigen a Antiguo Cuscatlán llevando carrozas o canastas adornadas, agradeciendo favores recibidos, y de igual manera se realiza una feria popular en las calles. 
  • Venezuela: En este país se celebra el 28 de diciembre la fiesta llamada “Los Zaragozas”, celebrada por por los habitantes del poblado de Sanare, Estado Lara. En esta celebración, personas vestidas con trajes y máscaras multicolores salen a danzar al ritmo del Tamunangue. Esta celebración tiene lugar en la madrugada. 

El día de los inocentes es una celebración que se ha arraigado en el colectivo de la gente latinoamericana, y que incluso ha llegado a lugares como España, siempre caracterizándose como una celebración cargada de humor y casi siempre con el propósito de sacarle una sonrisa a alguien. Sea como sea, el día de los inocentes es ahora una parte integral de las fiestas decembrinas a lo largo de nuestro país.

Ir arriba