Sin lugar a duda estamos viviendo tiempos sin precedentes en la época moderna. La actual contingencia provocada por el COVID19 nos ha hecho modificar de un día a otro, nuestras costumbres de años y hablando prácticamente en todos los ámbitos, desde el laboral hasta el personal y social, y por consiguiente el económico. La sociedad como la conocemos puede estar iniciando con esta situación, una nueva manera de realizar las cosas en el futuro. Por lo que es imperante estar abierto a las posibilidades o cambios que nos está trayendo esto. A fin de cuentas de eso se trata en parte la supervivencia, de adaptación, ¿Cierto?.

Hoy en día nos vemos obligados a estar prácticamente en casa, nuestra vida está girando en torno a ello (posiblemente hasta lo necesitábamos un poco, ¿No creen?). Y no es que no volvamos a como estábamos antes del COVID19, pero ¿En qué grado y en cuánto tiempo retomaremos nuestras actividades regulares?, es una incertidumbre general, y por consiguiente puede arrastrar ansiedad, estrés y de aquí podemos irle sumando estados de ánimo que no ayudan en nada, a lo que ya de por sí es cansada esta situación completamente nueva para todos.

Por eso es sumamente importante encontrar el equilibrio adecuado entre los deberes laborales, familiares y nuestro propio esparcimiento individual sin morir en el intento. Especialistas aconsejan que es esencial tener una perspectiva optimista ante estos casos y buscar conservar una óptima salud mental, de por sí, agravada con el confinamiento. Existen muchas actividades recomendadas para estos tiempos de aislamiento sin salir de casa, como pueden ser jugar juegos de mesa, hacer ejercicio, tocar un instrumento, aprender algo nuevo, convivir en familia o realizar actividades que propicien la sana convivencia, todos pueden ser “distractores” de la actual situación que nos ayuden a estar incluso, más enfocados en momentos a futuro o simplemente nos ayuden a descubrir un nuevo hobbie o algo de nosotros que ni siquiera sabíamos que disfrutábamos tanto o lo habíamos olvidado, es cuestión de perspectiva o estar abierto a posibilidades como lo comentamos al inicio.

¿Qué tal si hubiera algo que logra varios de los puntos que acabamos de mencionar apenas arriba? Aquí es donde pueden entrar al rescate los videojuegos, un entretenimiento que nos ha acompañado desde hace años y una industria que solo ha ido creciendo con el paso del tiempo, incluso tomado mucha más importancia en varios ámbitos sociales, culturales y económicos. Es importante decir que hay muchos prejuicios alrededor de los videojuegos, algunos tendrán una razón de ser, pero la mayoría no, pues muchas veces dependerá de la implementación que nosotros mismos queramos hacer de ellos. Con una buena administración de tiempos, en constante vigilancia del contenido que se utiliza, los videojuegos pueden ser un aliado muy poderoso en estos tiempos en casa, ya sea solo o acompañado.

Tanto si pudieras ser detractor o ferviente seguidor, una cosa es cierta, la industria de los videojuegos se ha vuelto tan amplia, que hoy los podemos encontrar en gran variedad de actividades (aplicaciones) que antes ni imaginábamos y sobre todo recalcar actividades que pueden ayudar a la sociedad. Esto solo habla de una industria tan adaptativa y versátil que vale la pena darle una oportunidad si es que todavía no estás muy convencido.

Existen muchos estudios acerca de los beneficios de los videojuegos, hablando tanto de niños como de adultos, y todos concuerdan en los mismos puntos, algunos de los cuales son:

–          Estimulan la creatividad.

–          Fortalece la memoria (visual).

–          Fomentan el trabajo en equipo (cooperatividad).

–          Mejora la motricidad fina.

–          Aumenta reflejos.

–          Alienta el aprendizaje.

–          Disminuye tiempo en toma de decisiones (eficaces).

–          Mejora la percepción visual y la orientación espacial.

Simplemente en el ámbito educativo hay una gran cantidad de ejemplos que nos ayudan a ver los alcances que permiten los videojuegos, como, por ejemplo, enseñanza de idiomas, mejorar la lectura, inicio a la programación básica, etc., explotando todas las bondades de captación de atención que te puede ofrecer un videojuego.

Con todo lo anterior, no es extraño pensar en las opciones que ofrecen los videojuegos en tiempos de la pandemia actual, tanto para quien los hace como para quien los consume, incluso para quien quiera hacer uso de ellos en provecho hacia su empresa o sociedad, la industria de los videojuegos está haciendo su parte en esta gran lucha, algunos de sus beneficios son:

–             Existen juegos que ayudan a mejorar la comprensión de patógenos y su evolución, o que, de alguna forma buscan concientizar acerca de situaciones como la actual. Algunos llevan años en el mercado, otros justo van realizándose conforme la situación avanza.

–          Nintendo hizo donación de mascarillas respiratorias al inicio de la pandemia. Además, ha puesto de manera gratuita, algunos días, su plataforma online para todos sus usuarios.

–          Sony anunció inversión de millones de dólares para apoyo a desarrolladores independientes.

–          Microsoft y otros estudios desarrolladores de juegos también han creado dinámicas para incentivar la donación y recaudación de recursos que van a parar a organizaciones que ayudan en el combate al coronavirus.

–          Fabricantes de consolas y desarrolladores han puesto juegos de manera gratuita y por tiempo limitado, para ayudar a combatir los ratos de encierro y propiciar el #Quedateencasa.

–          Industrias de entretenimiento y deporte que han visto mermada su actividad, por ejemplo, la liga mexicana de futbol (eLigaMX), han recurrido a los videojuegos mediante la vertiente de eSports, en una forma de seguir ofreciendo entretenimiento y empatía hacia sus aficionados. En otros países de Europa ya existía su implementación, eSports son videojuegos que permiten el enfrentamiento entre jugadores en igualdad de condiciones y que permiten funcionalidades de ligas y competiciones oficiales con reglas y condiciones personalizables.

–          Ante las restricciones de movilidad y distanciamiento social, los videojuegos son una manera eficaz y divertida de continuar en contacto con amigos y familiares.

–          Existen muchos videojuegos en el mercado que implican realizar actividad física frente a una pantalla, por ejemplo, ya sean de baile o incluso de entrenamiento y acondicionamiento físico directo, son opciones ideales para realizarlos en casa, algo muy recomendado como aliviador de tensión y benéfico para la salud.

–          Juegos de cooperación, de hasta 4 jugadores en una misma consola, en actividades de competición sana o cumplimiento de objetivos divertidos, son una manera de mejorar la convivencia en casa, ayudando a afianzar vínculos familiares a la vez que combaten el aburrimiento.

–          Los videojuegos, son una manera divertida y efectiva de aprender o enseñar a los más pequeños nuevas habilidades, ya sea desde un nuevo idioma, tocar o conocer acerca de algún instrumento, como opción de aprendizaje escolar en casa, las posibilidades son muchas, el encierro nos ofrece el tiempo.

Y así podríamos seguir mencionando sin fin de opciones que nos ofrecen los videojuegos. Es una industria con muchas posibilidades, no por nada, cada vez más compañías están dirigiendo vertientes internas propias a ello, Google y Apple apenas lo están realizando desde el año pasado.

Todo suma, mientras sea para poder sobrellevar la actual situación actual, los videojuegos son una excelente opción para este encierro. Si ya eres fan, sabes de lo que te hablo, y si no lo eres, puede que descubras una pasión que ni siquiera imaginabas y que pudiera darte muchas satisfacciones ¿Porque no darse una oportunidad?