El interés comercial en la computación en la nube creció significativamente en los últimos años.

Es probable que esto continúe aumentando a medida que las empresas se centran en mantener los costos bajo control y obtener una mejor comprensión de los beneficios que la computación en la nube puede tener para ellos. Mientras que la computación en la nube tiene potencial para muchas empresas de todos los tamaños, esto no llega sin problemas.

“Cloud Computing” crea posibilidades para todas las empresas que previamente solo habían estado disponible para las organizaciones más grandes. Significa que el presupuesto de capital de TI de una empresa ya no tiene que limitar sus pensamientos o sus aspiraciones, la ubicación física ya no define dónde y cuándo se hace el trabajo, ideas geniales e innovadoras pueden ser compartidas en tiempo real, ya no se posponen o se olvidan. Es una de las herramientas de gran productividad disponibles para los negocios hoy en día.

Definición:

“Cloud Computing” es un término general para todo lo que implica la entrega de servicios alojados a través de Internet. Estos servicios se dividen ampliamente en tres categorías:

  •         Infraestructura como servicio (IaaS).
  •         Plataforma como servicio (PaaS).
  •         Software como servicio (SaaS).

El nombre Cloud Computing se inspiró en el símbolo de la nube que frecuentemente se usa para representar Internet en diagramas de flujo.

La infraestructura en la nube puede considerarse como computación de servicios públicos o computación a pedido.

Un servicio en la nube tiene tres características distintas que lo diferencian del alojamiento web tradicional:

  •   Los usuarios pueden acceder a grandes cantidades de potencia informática a pedido. Por lo general, se vende por minuto o por hora.
  •   Es elástico: un usuario puede tener tanto o tan poco servicio como quiera en cualquier momento.
  •   El proveedor administra completamente el servicio (el consumidor no necesita nada más que una computadora personal y acceso a Internet).

Las innovaciones significativas en virtualización y computación distribuida, así como un mejor acceso a Internet de alta velocidad, han acelerado el interés en la computación en la nube.

Una nube puede ser privada o pública.

  •   Una nube pública vende servicios a cualquier persona en Internet.
  •   Una nube privada es una red patentada o un centro de datos que suministra servicios alojados a un número limitado de personas con ciertas configuraciones de acceso y permisos.

Privado o público, el objetivo de la computación en la nube es proporcionar un acceso fácil y escalable a cualquier organización o persona a los recursos informáticos y los servicios de TI.

Algunos datos fueron extraídos de USS.