La IA y la industria de la salud

Hoy en día la tecnología avanza a pasos agigantados, y a su vez está presente en cada aspecto de nuestra vida. La Inteligencia Artificial (IA) es uno de esos grandes avances, puesto que se ha logrado mucho respecto a ella en los últimos años. La IA se define como un “programa de computación diseñado para realizar determinadas operaciones que se consideran propias de la inteligencia humana, como el autoaprendizaje”. 

Actualmente la IA está presente en diferentes dispositivos electrónicos como smartphones, pero además, la IA está presente en nuevas áreas cada día, e incluso está presente en aspectos que no consideraríamos posibles como la comida o la moda, y por lo tanto, un sector de suma importancia como el sector salud no podría ser diferente.  

Usos de la IA en el sector salud

Robert Lang, director de Imagen en Cardiología de la Universidad de Chicago, dijo que “todas las imágenes médicas serán analizadas primero por una máquina en diez años”, y su afirmación no podría ser más verídica, y es que aunque la IA y la tecnología son incapaces de sustituir por completo a un médico de carne y hueso, si podrá hacer mucho más sencillo su trabajo con el paso de los años, y de hecho en muchas áreas de la medicina ya es así, tales como las siguientes:

  • Diagnóstico de cáncer de mama: El Computer Science and Artificial Intelligence Laboratory (CSAIL) desarrolló en 2019 un algoritmo capaz de predecir hasta con 5 años de antelación la aparición de cáncer de mama. Esto fue posible al hacer uso de más de 60,000 mastografías. 
  • Desarrollo de fármacos: La IA ayuda a agilizar el desarrollo de fármacos o encontrar sustancias activas que puedan combatir alguna enfermedad. Aplicaciones de la IA para el desarrollo de fármacos se han dado en el MIT en el programa “Machine Learning for Pharmaceutical Discovery and Synthesis Consortium”, y asimismo se utilizó durante la última crisis de ébola, donde por medio de IA se identificaron dos medicamentos que podían ayudar a combatir la enfermedad.
  • Bioinformática: La IA puede analizar diversos datos de lo que en la medicina se llama “ómicas”, y esto permite asignar un valor clínico a la información obtenida, discernir datos críticos y hasta saber qué órganos podrían ser afectados a largo plazo al aplicar un tratamiento. 

Es indudable que la medicina se ha beneficiado enormemente de los avances en la Inteligencia Artificial y en la tecnología, y es justo por esa razón que es imperativo el seguir invirtiendo y desarrollando esta tecnología. 

Hace algunos años habría sido impensable el que se pudiera predecir el cáncer de mama 5 años antes de su aparición, sin embargo, la Inteligencia Artificial lo hizo posible. Los usos que se le han dado en la medicina comprueban que podemos facilitar bastante el trabajo que tengamos, sea el que sea, y sin duda es interesante ver cuáles serán los próximos avances y aplicaciones de esta poderosa tecnología.

Ir arriba