INFORMÁTICA QUE MEJORE LA PRIVACIDAD DE INFORMACIÓN

Una de las preocupaciones más importantes de los usuarios de cualquier sistema es la referente a su privacidad mientras navegan, y es que no solo se trata de un derecho básico para cualquier ser humano, sino que es incluso una necesidad natural del hombre en ciertas condiciones o actividades entre las que se incluye esta. 

 

Es por eso que se han ideado múltiples métodos para poder navegar o hacer uso de herramientas digitales de la forma más privada posible. 

 

A esto se le llama privacidad de la información (o seguridad de la información), y actualmente va desde utilizar una cuenta que no muestre nuestros datos personales verdaderos hasta el uso de herramientas más sofisticadas que pueden proteger nuestra privacidad en múltiples aspectos. 

 

¿Qué es la privacidad de la información?

 

La privacidad de la información es una nueva área del conocimiento del ser humano, y se ha integrado tanto en nuestra vida que ya no sólo forma parte de nuestro entorno tecnológico y digital, sino que también se ha integrado a nuestro entorno social. 

 

Asimismo, la privacidad de la información está distribuida en diversas ramas, las cuales son bastante conocidas: ciberseguridad, seguridad informática, etc. y su principal objetivo es el de garantizar la seguridad, privacidad y hasta anonimato de las personas, siempre en medida de lo posible, ya que ocurre que debido al intenso desarrollo tecnológico las regulaciones nacionales e internacionales con respecto al entorno digital siempre quedan rebasadas rápidamente.

 

Es por eso que diversas entidades y organismos internacionales como la ONU han establecido diversas políticas que son aplicadas de forma internacional con el fin de proteger la privacidad de los usuarios, no sólo de otros usuarios sino de sus mismos gobiernos, ya que muchas de estas políticas se enfocan en limitar la capacidad de intromisión que deben tener los gobiernos en las actividades digitales de sus ciudadanos. 

 

Esto ha llevado a la creación del derecho a la protección de los datos personales, así como el derecho a la privacidad, el cual se encuentra establecido en el Artículo 12 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y en el Artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. 

 

A su vez, se ha dejado claro que el ritmo con el que se desarrolla la tecnología y la facilidad con la que los usuarios tienen acceso a las TIC es también un factor de riesgo para que los gobiernos, empresas y otras personas lleven a cabo diversas actividades de “vigilancia, interceptación y recopilación de datos”.

 

¿Cómo proteger mejor nuestra información?

 

Para tener una mejor idea sobre cómo mejorar nuestra privacidad hay que tener siempre en cuenta que en toda la cadena de seguridad informática el usuario siempre será el eslabón más débil, y esto tiene su explicación en los usuarios comunes. 

 

Un usuario común, es decir, uno que no tiene conocimiento de lo que puede pasar, es incapaz de dimensionar correctamente lo peligroso que puede ser que su información personal sea robada o divulgada, y muchas veces ocurre que en un descuido o confusión estos pueden brindar su información privada a terceros o caer en intentos de phishing, además de utilizar contraseñas débiles y no usar software de protección. 

 

Es por eso que la mejor medida para mejorar nuestra seguridad informática es informarnos para evitar caer en engaños o descuidos, puesto que el factor humano es siempre el más importante en estos asuntos. 

 

Asimismo, es imperativo utilizar las herramientas adecuadas para protegernos, las cuales pueden ir desde contraseñas realmente seguras hasta la autenticación de dos pasos o uso de software especializado. 

 

Es importante estar conscientes de que el simple hecho de utilizar un dispositivo conectado a internet es un riesgo potencial para nuestra privacidad, y por eso debemos informarnos más al respecto.