Huami, la compañía de Xiaomi dedicada a la creación de wearables, pero esta vez, Xiaomi ha dado una vuelta de tuerca a su engranaje. Ha vuelto a acertar en su estudio de mercado y ha centrado sus esfuerzos en el producto de moda tras la crisis del coronavirus. 

El resultado es, la mascarilla más completa e innovadora que se ha creado hasta la fecha.ha mostrado al mundo su revolucionario proyecto “Aeri”, con dos modelos de mascarillas N95 (X e Y) que ponen fin a tres problemas que estamos teniendo todos al llevarlas: 

-La falta de comodidad: Encontrar una mascarilla que no nos agobie es prácticamente cuestión imposible. Se nota que no estamos acostumbrados a llevarla, y ya sabemos por qué; no se ajustan bien al rostro, o en su defecto, lo hacen demasiado, dificultando la respiración o que no se acumule el dichoso vaho en las gafas.

-La imposibilidad de reutilizarse: La mayoría de las mascarillas que estamos utilizando son de un solo uso o con un límite de horas específico. Ese problema no lo tendremos, ya que se desinfectan automáticamente cuando no se están utilizando. ¿Cómo? Las mascarillas llevan luces ultravioleta que la limpian en profundidad al conectarlas a una fuente de alimentación a través del puerto USB-C que incorporan.

-La dificultad a la hora que nuestro móvil nos detecte el rostro: Con la mascarilla, la biometría del reconocimiento facial de los smartphones sufre. Es lo que tiene intentar que te reconozcan con media cara tapada. Pero los modelos X e Y de Xiaomi son transparentes, poniendo fin a este inconveniente, según la marca y permitiendo que todos puedan ver tus gestos y entenderte mejor.