Hoy en día los negocios o empresas saben la importancia de contar con un respaldo o una copia de seguridad que les garantice la recuperación de su información en un punto o estado anterior; por lo cual, uno de los primeros pasos a seguir es identificar qué datos son lo que se quieren proteger y cada cuanto tiempo se requiere realizar una actualización de nuestra información más relevante; por esta razón es que hablaremos de cómo la virtualización con Vmware nos permite tener un mejor desempeño y optimización de los recursos al momento de realizar un respaldo o copia de seguridad en el tiempo.

Una vez que sabemos qué información debemos proteger en nuestro ambiente virtual con Vmware, tenemos que establecer la manera en la que haremos nuestros respaldos o las copias de seguridad, así como la periodicidad con la que las realizaremos. Para ello existe la función nativa de vSphere, llamada Changed Block Tracking (CBT), que permite a las máquinas virtuales existentes en un host ESX/ESXi rastrear los sectores de discos que han sido cambiados, esto se logra al rastrear los bloques del disco virtual desde afuera de la máquina, es decir, desde la capa de virtualización.

Al integrar algún software de respaldos que soporte la funcionalidad de CBT, se puede hacer uso de ella como parte de vSphere APIs for Data Protection (VADP). Las aplicaciones o software de respaldos, llaman a VADP para solicitar que el VMkernel devuelva los bloques de datos que sufrieron algún cambio en el disco virtual a la última copia de seguridad o respaldo ejecutado, por lo que el software de respaldos puede solicitar la transmisión únicamente de los bloques que han cambiado desde la última actualización o los bloques en uso.

Al utilizar la funcionalidad del CBT sobre las máquinas virtuales, tenemos como resultado un aumento significativo en el desempeño de las herramientas o soluciones de respaldos, así como un gran rendimiento y optimización de espacio en los dispositivos de respaldos. Además, se puede configurar un mayor número de respaldos o copias de seguridad y con esto, tener diferentes puntos de recuperación de una máquina virtual, según la cantidad de tareas programadas.