En una era en la que el mundo está atravesando una crisis global como no se había vivido antes, parece que la única manera en la que podemos estudiar y trabajar es vía remota pues la conexión en línea no es solo la mejor si no la única opción, trabajar desde la comodidad de nuestros hogares seguramente era el sueño de muchos, sin embargo, este nuevo enfoque nos obliga a hacer muchos cambios y estar dispuestos a aprender y hacer los ajustes necesarios que se requieran para seguir siendo productivos.

COVID-19 ha hecho de HOME OFFICE la forma más segura de evitar la propagación de virus y aunque el mercado laboral no será el mismo después del coronavirus, una de las lecciones que nos dejará es que muchos trabajadores pueden realizar sus tareas remotas gracias a las tecnologías existentes.

Esperemos que esto nos lleve a reflexionar y cuestionarnos ¿Tenemos en realidad la capacidad de adaptarnos y ser productivos? ¿Qué valor agregado podemos ofrecer para seguir siendo parte de una empresa o corporativo? ¿Qué responsabilidades seguiremos manejando? Y definir prioridades para concentrar en ello nuestra energía, pero, sobre todo ¿Cómo vamos a operar esa responsabilidad desde nuestra casa?

1.-La disciplina seguirá siendo un factor muy importante para lograr resultados.

2.-Reúne los elementos y herramientas adecuadas.

3.-Acondiciona y establece tu propio espacio de trabajo en casa.

4.-Lleva una agenda bien determinada.

5.-Mantén la comunicación con el equipo.

6.-Cumple, maneja y administra muy bien tus horarios.

7.-Enfócate en los resultados y no en las tareas.

8.-Comunica claramente los objetivos y plazos de cumplimiento.

9.-Informa diariamente.

10.-Reconoce los esfuerzos realizados por todo el equipo.

11.-Cuida y confía en la gente pero sobre todo CELEBRA TUS LOGROS.

Tú eres y serás tu mejor motivador, por eso es muy importante que al cumplir o terminar tus tareas deberás darte un reconocimiento o una llamada a esa persona que te hace reír, un abrazo de esas personas que te cargan la pila, un dulce, una copa de vino, un rico baño, una perfumada de ese aroma que nos recuerda momentos bellos.