La constante necesidad para mejorar la agilidad de TI, está impulsando a las organizaciones a explorar nuevas arquitecturas de centros de datos. Las organizaciones necesitan acelerar la entrega de servicios tecnológicos mientras mantienen el control sobre TI, minimizando la complejidad y reduciendo los tiempos y sobre todo los costos.

En pocas palabras, los procesos de adquisición e implementación de infraestructura tradicional son demasiado lentos y engorrosos. Las empresas y los desarrolladores de software no pueden esperar semanas o meses para que se compre y suministre la nueva infraestructura física. Para poder adaptarse a las condiciones cambiantes y competitivas del mercado y cumplir con las expectativas de los clientes, los equipos han pasado de requerir infraestructura en meses a necesitar recursos en horas o minutos.

Una arquitectura de centro de datos definida por software (SDDC) puede ayudar a mejorar significativamente la agilidad de TI. Al agrupar recursos de infraestructura, estandarizar las herramientas de administración en las capas de infraestructura y ayudar a los grupos de TI a responder más rápidamente a las nuevas solicitudes de recursos de TI. Al mismo tiempo, un SDDC permite a los grupos de TI mantener el control sobre el aprovisionamiento, reducir costos y establecer un camino hacia la modernización de la aplicación.

¿Qué es un centro de datos definido por software (SDDC)?

El SDDC resulta de años de evolución en la virtualización de servidores. Extiende la virtualización desde el cómputo hasta los recursos de almacenamiento y redes y proporciona un único conjunto de herramientas de software para administrar esos recursos virtualizados. Además, el SDDC permite la automatización basada en políticas de aprovisionamiento y administración, lo que acelera la entrega de recursos y mejora la eficiencia.

Básicamente, SDDC hace referencia a la virtualización de los tres principales componentes de un centro de datos (Servidores, redes, almacenamiento).

Componentes:

El SDDC combina recursos virtualizados de computación, almacenamiento y redes con una plataforma de administración centralizada de todos los componentes.

  • La virtualización de servidores, es bien conocida por muchas organizaciones. Usando un hipervisor, la virtualización de cómputo abstrae/encapsula los sistemas operativos y las aplicaciones de los servidores físicos. Como resultado, los administradores pueden usar máquinas virtuales (VM) para ejecutar múltiples aplicaciones y sistemas operativos distintos en un solo servidor. Durante más de una década, las organizaciones han utilizado la virtualización de servidores para reducir la adquisición desmesurada de servidores físicos y mejorar la utilización de los recursos y aprovechar al máximo la inversión.
  • La virtualización del almacenamiento, como la virtualización del servidor, agrupa recursos, eliminando silos de sistemas de almacenamiento externos. El almacenamiento virtualizado encapsula todos los discos físicos de múltiples servidores físicos, presentándolos como un solo pool de almacenamiento que todos los servidores pueden utilizar para almacenar datos, mejorando la flexibilidad y la escalabilidad ya que puede aprovisionar el almacenamiento del clúster sin tener que comprar nueva capacidad o almacenamiento externo. Con el almacenamiento virtualizado, también puede asignar almacenamiento de forma dinámica con base a políticas dando a cada aplicación, la capacidad que necesita bajo demanda.
  • La virtualización de la red, le permite aprovisionar y administrar redes independientemente del hardware físico, en pocas palabras, va a ser el hipervisor el que tenga la inteligencia y ejecute los servicios de red, esa abstracción de recursos disminuye el tiempo de aprovisionamiento y mejora la flexibilidad, lo que le permite mover más fácilmente las cargas de trabajo a través de los centros de datos sin restricciones físicas. La solución de virtualización de red adecuada, también incorporará capacidades de seguridad para proteger las redes y aislar las cargas de trabajo, ejemplo de esto es la microsegmentación.
  • Una plataforma de administración centralizada y única, estandariza la administración en las capas de virtualización y permite la automatización basada en políticas que simplifican las operaciones. El SDDC integra estas capas de virtualización, creando un entorno único hiperconvergente que facilita la entrega de recursos de TI como un servicio, independientemente de si el SDDC se implementa en un entorno de nube privada, pública o híbrida.

Beneficios

El principal beneficio global de un centro de datos definido por software siempre será la automatización y toda la reducción de costos y tiempos operacionales asociados.

La implementación de una arquitectura SDDC puede ofrecer beneficios a corto, mediano y largo plazo. El principal beneficio a corto plazo es la agilidad. Con un SDDC, puede reducir drásticamente el tiempo para aprovisionar nuevos recursos para las aplicaciones o usuarios de una organización. Ya no lleva días o semanas configurar un nuevo servidor físico, proporcionar más capacidad de almacenamiento a una aplicación o modificar la red física. La automatización basada en políticas puede acelerar aún más el aprovisionamiento, lo que le permite implementar recursos en minutos.

Un SDDC también puede ayudar a mejorar el rendimiento de la infraestructura. Puede optimizar el cómputo, el almacenamiento y las redes para cada aplicación y carga de trabajo sin tener que realizar cambios físicos en la infraestructura.

A largo plazo, el SDDC ayuda a controlar los costos. Agrupar recursos mejora la utilización de la infraestructura y le permite evitar nuevas compras de infraestructura. Una mejor utilización también significa que hay menos infraestructura inactiva, lo que consume bienes inmuebles, energía y refrigeración, más automatización significa también menos personal dedicado a administrar la infraestructura, lo cual beneficia el tema de gastos operativos.

Si decide implementar un SDDC utilizando una infraestructura de nube pública o híbrida, podría pasar de un modelo CAPEX a un modelo OPEX, evitando grandes gastos de capital iniciales.

La adopción de un enfoque SDDC también ayuda a establecer un camino hacia la infraestructura y la modernización de las aplicaciones. La estandarización en una única plataforma de administración le permite integrar más fácilmente nuevas tecnologías y migrar cargas de trabajo a entornos de nube.