Seguramente en más de una ocasión te has encontrado que al enviar datos a través de la red o realizar una descarga la típica casilla “I’m not a robot”, ¿Por qué pasa esto? sabemos que dentro del mundo cibernético nos hemos encontrado virus que buscan afectar nuestro equipo o robar información y justo este tipo de malware es el que analizaremos a continuación.

¿Qué es un botnet?

Botnet se compone por las palabras en inglés robot y network, cuya finalidad (como su nombre lo indica) es crear una red de robots. Este ataque se caracteriza por infectar equipos y usarlos como “zombies”, los cuales se encargarán de transmitir spam y virus a más equipos.

¿Cómo funcionan?

Funciona como un modelo Command a control (C&C). El cual se basa en un dispositivo que funge como maestro, el cual dará las órdenes a los esclavos. Los equipos esclavos o zombies se pueden infectar entrando a una página web maliciosa, descargando y ejecutando un archivo con virus. Una vez infectado el dispositivo zombie, el atacante o maestro tiene control de forma remota del equipo, en el cual puede ejecutar código de malware, difundir el mismo virus para ampliar su red, etc.

Casos de uso

  • El uso más común que se le da a los botnets es ser partícipes de un ataque de denegación de servicios (DDoS), cuyo objetivo es mandar solicitudes a un servidor en particular, cuando este trata de resolver las solicitudes, colapsa y se “cae”.
  • Como se mencionó anteriormente, puede ser utilizado para enviar ataques de spam, phishing, etc.
  • También pueden ser usados para robar información de otros dispositivos, ya que al ser un virus y propagarse tiene esta habilidad, además que el maestro tiene control total del equipo.
  • Por otro lado, también tienen presencia dentro de las redes sociales. Estos se ven reflejados en forma de perfiles de usuarios que no tienen ninguna publicación, foto de perfil y en repetidas ocasiones nombres muy raros o genéricos. Normalmente son adquiridos (porque pueden comprarse) por aquellas personas que buscan tener más audiencia o likes en sus publicaciones para así ir creciendo y monetizar su contenido.

¿Cómo protegerse?

Una forma de prevenir ataques informáticos es teniendo cuidado de donde entramos (hablando de navegación de internet), que enlaces abrimos, fijándonos en el remitente de los correos que recibimos. Además de contar con un antivirus que bloquee cualquier amenaza informática.