También consideradas como una serie de competencias profesionales ayudan a una persona a sobresalir de una carrera. Estas habilidades por lo general son adquiridas a lo largo de la vida profesional de un individuo a través de una certificación o programa de entrenamiento adicional a su carrera.

Estas habilidades tienen como características:

  • Dominio del conocimiento: quizás la más importante y por la cual un candidato es descartado al instante; importante ser capaz de demostrar la capacidad y la experiencia en las áreas en las que se desenvuelve un profesional. Como prueba de ese conocimiento están las titulaciones y certificados.
  • Conocimiento de estructuras y sistemas de las empresas: la formación del empleado a nivel de logística y estructura de una empresa. Los cursos de capacitación y organización de equipos resultan interesantes para un entrevistado, le ayuda a determinar si el candidato puede seguir reglas y normas dentro del área donde se encuentre aplicando.
  • Capacidad de organización y planificación: una persona ordenada, resulta en la mayoría de los casos, una persona más productiva y enfocada a cumplir sus metas y objetivos. Todas las empresas buscan personas que puedan estar más enfocados y menos dispersos a la hora de realizar actividades concretas.
  • Evaluación de logros: las empresas buscan trabajadores capaces de conocer las herramientas y técnicas útiles, para medir los resultados que van generando tras la actividad profesional. Aquellos que logran objetivos y metas trazados, son los que obtienen mayores beneficios durante su vida profesional.

Estas habilidades son importantes ya que al colocarlas en un Curriculum Vitae suele ser muy útil para sobresalir del resto de los candidatos (siempre y cuando estas puedan ser acreditadas por el entrevistador). Adicional, dependiendo de las habilidades adquiridas podemos aplicar para un área de especialización dentro de la organización. Al final, todos estos conocimientos van dirigidos a aportar la capacitación necesaria para desarrollar las actividades o tareas profesionales adecuadas.

Entre las habilidades que más se adquieren por un profesionista encontramos:

  • Dominio de uno o más idiomas extranjeros.
  • Competencias a nivel informático (manejo de herramientas y software especializado, nuevas tecnologías, lenguajes de programación, etc).
  • Manejo de maquinaria.
  • Conocimientos sobre contabilidad.
  • Habilidades para negociar y generar negocio.

Como se puede leer, las empresas buscan a profesionales con gran diversidad de habilidades técnicas y una serie de conocimientos intelectuales. No existe un candidato ideal para una empresa. Hoy día existen muchas herramientas de formación y aprendizaje para entrar en contacto con las nuevas tendencias. Buscar aprender y conocer algo nuevo es importante, pero actualizarse en nuestra área de especialidad es la pieza clave para conseguir el empleo ideal.