En diciembre pasado, SpaceX realizó pruebas con el cohete Starship SN8, las cuales terminaron con la explosión del mismo. Debido a este lanzamiento, SpaceX se encuentra bajo vigilancia por la Administración Federal de Aviación (FAA), ya que no se notificó que hubiera un riesgo de explosión por sobrepresión al realizar las pruebas en diciembre. Esto pudo ser un peligro, ya que la FAA menciona que la sobrepresión pudo haber creado una onda de choque que dañara las ventanas a kilómetros del lugar del impacto si el vehículo hubiera explotado al impactar con el suelo.

Tanto el subcomité de aviación y la Cámara de Representantes presentaron quejas por la falta de acciones tomadas por la FAA, lo que desembocó en la vigilancia a SpaceX. Fue hasta febrero que la agencia solicitó a la compañía de Elon Musk investigar el suceso, y a su vez se le notificó que no pueden realizar ninguna prueba a menos que un inspector de la FAA esté presente. Hoy mismo, SpaceX realizará la prueba del prototipo SN11, el cual tuvo que ser retrasado debido a que el inspector no pudo llegar a tiempo al sitio de pruebas. Asimismo, la FAA ordenó la suspensión de algunas pruebas en el sitio de lanzamiento de Boca Chica, Texas hasta que acabe la investigación. 

Fuente: https://www.xataka.com.mx/espacio/elon-musk-spacex-estan-lupa-explosiones-cohetes-starship-pueden-causar-danos-areas-cercanas-autoridades