El año pasado y la actual pandemia dejaron patente el hecho de que se necesita una mayor difusión del  uso de IoT (Internet of Things o Internet de las Cosas) por medio de las tecnologías de comunicación, y es que sólo con comunicación remota fue que diversos sectores de la sociedad pudieron, y pueden, seguir funcionando, tales como el sector empresarial y el educativo. Este último fue mucho más difícil de coordinar al inicio de la pandemia, y es que a pesar del constante contacto de los alumnos con la tecnología, los profesores y en general las instituciones, no estaban preparados para una transición digital, menos aún una tan repentina. 

Sin embargo, poco a poco el sector educativo fue adaptándose a las necesidades que fueron surgiendo con el paso del tiempo, haciendo uso de estrategias como Aprende En Casa de la SEP, que facilitó la educación en el nivel básico. A pesar de esto, el nivel medio superior es un poco más complicado de manejar debido a la complejidad más avanzada de las materias y tareas, y es por eso que instituciones como la UNAM y el IPN han hecho uso de diversas aplicaciones que facilitaron la comunicación entre profesores y alumnos, haciendo uso del IoT por medio de dispositivos con conectividad a Internet y plataformas de Cloud Computing entre otras.

Zoom: La plataforma de videoconferencia que más se popularizó durante la pandemia fue Zoom, misma que ya había sido utilizada por diversas instituciones educativas durante suspensiones de clases por contingencias ambientales. Esta aplicación se popularizó por su versatilidad al momento de realizar videoconferencias y por su facilidad de uso, siendo la plataforma que utiliza la UNAM para sus clases en línea para preparatoria y CCH desde el inicio de la pandemia, así como es usada por otras tantas instituciones. La app es tan popular que incluso se convirtió en un meme con los llamados “zoomestres” que hacen referencia a la pandemia actual. 

Google Classroom: Siendo parte de las Google Apps for Education, Google Classroom es una plataforma en la que los profesores pueden compartir información, asignar tareas y evaluar las mismas, siendo una herramienta muy versátil al momento de estudiar en línea. Entre sus ventajas se encuentra el trabajo colaborativo y el compartir información en tiempo real, aunque se puede explotar mejor si se complementa con clases presenciales, dándole al estudiante una educación multicanal. 

Google Drive: Además de ser una plataforma de almacenamiento en la nube, Google Drive integra diversas aplicaciones como Documentos de Google, Presentaciones de Google y Hojas de Cálculo. Estas aplicaciones permiten trabajar de manera simultánea con un gran número de usuarios, una característica bastante útil al momento de realizar trabajos y tareas colaborativas. La gran cantidad de aplicaciones integradas en Google Drive hacen que sea una de las herramientas que mejor aprovecha la conectividad a internet, volviéndola una elección obvia para estudiar durante la pandemia. 

Plataformas propias: A pesar de que las escuelas públicas utilizan mayormente aplicaciones como Google Classroom para sus actividades en línea, las escuelas privadas utilizan plataformas propias, tales como Blackboard de la UVM o SEAC de la Universidad de Londres, mismas que cumplen funciones parecidas a Google Classroom pero son mucho más completas al tener acceso a funciones administrativas en la misma plataforma, y asimismo tienen su versión móvil en forma de app. 

Sin duda alguna, hoy en día, más que nunca, es necesario el aprender que es el IoT y cómo sacarle el mayor provecho, ya que si bien lo utilizamos cada día en nuestra vida diaria incluso sin saberlo, su uso todavía no está generalizado en la población mexicana a pesar de haberse mostrado que es una necesidad de primer nivel. El IoT ha mantenido a flote las diversas instituciones educativas, por lo que es importante estudiarlo y mejorarlo cuando sea posible.