Hoy en día la tecnología avanza mucho más rápido que nunca, generando nuevas herramientas de trabajo y procesos que nos facilitan la vida de manera increíble tanto en el entorno personal como en el ámbito laboral. Uno de los procesos que más han ayudado al desarrollo laboral en los últimos años (y que lo hará en los años venideros) es la automatización. La automatización es un proceso tecnológico que se define como la “aplicación de máquinas o de procedimientos automáticos en la realización de un proceso o en una industria”, y este proceso ha permitido un aumento de la productividad enorme, sin embargo, al mismo tiempo ha generado ciertos temores y mitos, siendo el más conocido el que la automatización vaya a eliminar poco a poco la mano de obra, y por consiguiente, el empleo de muchas personas.

Mitos y realidades de la automatización

En realidad, la automatización no elimina el empleo de las personas, sino que lo transforma, y es que lo que hace la automatización es eliminar las tareas que puedan resultar molestas o incluso hasta peligrosas, facilitando en realidad el trabajo de las personas y permitiendo optimizar el tiempo. Algunos de los mitos más extendidos sobre la automatización son los siguientes: 

  • La automatización no necesita intervención humana: Este es uno de los mitos más famosos, y es que con la aparición de la Inteligencia Artificial (IA) muchas personas creen que no se necesita de nada más para manejar máquinas o programas de software. Esto es falso ya que incluso la IA necesitaría de guía humana para poder laborar de manera adecuada. Por ejemplo, un programa de contabilidad automatizado no puede trabajar de manera correcta si un contador no introduce los datos necesarios para ello. 
  • Es costoso automatizar procesos: En realidad, la automatización no es costosa, aunque sí requiere de una inversión inicial que puede hacerlo parecer así, pero una vez que se adoptan procesos automatizados, a mediano plazo la productividad de los negocios se incrementa de una manera tal que justifica la inversión realizada. Asimismo, la automatización puede ajustarse al presupuesto de una empresa, o incluso adaptarse poco a poco a la misma. 
  • Es difícil adoptar y utilizar procesos automatizados: Si bien la automatización requiere de capacitación para entender correctamente el uso de las herramientas implementadas, no es difícil comprender el uso de estas dependiendo del área en que se adopten procesos automatizados, y es que por lo general dichas herramientas son fáciles de utilizar y pueden incluso usarse en una tablet. 
  • La automatización resulta en pérdida de control: Muchas empresas se resisten al cambio de procesos ya que consideran que resulta en una pérdida de control que a la larga perjudicará los ingresos generados. En realidad, esto si es posible, pero sólo si el sistema está diseñado e implementado incorrectamente, cuando se hace bien se logra lo contrario, ya que la automatización permite tener un mejor control de los datos e incluso puede detectar bajas en la productividad.

La automatización es una de las claves para ser competitivo en la actualidad, por lo que es importante revisar si es necesario adoptar un modelo automatizado en nuestro negocio en caso de no tenerlo. A pesar de los diversos mitos que existen a su alrededor, en realidad la automatización nos permite optimizar mejor nuestro tiempo y recursos y no hay porque resistirse al cambio siempre y cuando este se haga de la manera correcta.