Probablemente este cuestionamiento no te resulte extraño, ya que desde el inicio de nuestra educación se nos ha inculcado el trabajo en equipo y la importancia de este. A varios les gusta y a otros no es de su agrado. Seguramente durante tus estudios se te asignó más de una vez un equipo de trabajo en el cual podías tener mucha suerte y todos trabajaban muy bien, cumpliendo con sus tareas asignadas, pero algunas otras la suerte no estaba de tu lado y todos los miembros del equipo no colaboraban adecuadamente ,o incluso, tuviste que hacerte cargo de todo el trabajo.

De hecho, en ocasiones nos hacen ver el trabajo en equipo como algo malo, como una imposición, cuando es todo lo contrario, ya que para sacar adelante un proyecto, una tarea y la organización es necesaria la colaboración de todos para tener un mejor y eficiente desempeño.

Así como el trabajo en equipo es importante, también lo es el trabajo individual, ya que para saber trabajar en conjunto uno mismo debe aprender a organizar sus propia ideas, cumplir sus propias metas, ideales y cumplir con su trabajo como individuo.

Pero ¿Qué es mejor, trabajar en equipo o de manera individual?

Como todo, hay ventajas y desventajas. La ventaja o la razón por la que nos acomodamos a trabajar de manera individual es porque tenemos la oportunidad de hacer las cosas a nuestra manera y así el resultado sea exactamente el que esperamos. Además que manejamos nuestros propios tiempos, así como fijarnos objetivos, metas y plazos de tiempo. La desventaja de hacerlo de esta manera es que el proceso de completar una tareas es más lento, además que estamos a expensas de cometer errores o de tener una sola perspectiva de una solución.

Sin embargo, al realizar los trabajos como equipo las ventajas son justamente las desventajas de la manera anterior, es decir, el trabajo se completa de una manera más rápida, se comparten diferentes puntos de vista, los errores pueden ser detectados con mayor facilidad, así como dar diferentes propuestas y complementar ideas. Por otro lado, no olvidemos que las tareas también se pueden dividir con el objetivo de optimizar tiempos. Aunque justamente este último punto es el que suele ser el problema al colaborar, pues algunas partes se comprometen más que las otras.

Esto no quiere decir que una forma es mejor que la otra, como se mencionó anteriormente es bueno saber trabajar de ambas maneras, la clave para ambas es saber organizar nuestras ideas, cumplir los plazos a los que nos comprometemos y mostrar dedicación al hacer las actividades. En el caso del trabajo en equipo, además es importante ser tolerante, respetuoso con los demás integrantes y sus ideas, así como tener una buena comunicación en el equipo para evitar malentendidos y conflictos.