Una buena atención al cliente puede ser un elemento tan poderoso en las ventas como un precio competitivo o un excelente producto. Una parte fundamental se centra en los canales de comunicación, que deben satisfacer las necesidades del cliente en todas las fases de la venta y posventa.

Un cliente satisfecho es igual a un cliente fidelizado, lo anterior resalta la importancia de la atención al cliente, si queremos asegurar y multiplicar los clientes. Debemos destacar por un trato selecto y brillante en la gestión al cliente.

Hoy en día estamos viviendo una crisis de atención al cliente; hay negocios en donde hay más del 75% de los clientes que están insatisfechos, inclusive en el gobierno es un factor tan relevante, que puede definir el ganar o perder votos para una persona.

En el caso fundamental de que ocurra una incidencia, queja o reclamación nos da una excelente oportunidad para fidelizar al cliente, siempre y cuando logremos reparar de forma exitosa dicho problema, ofreciendo un trabajo personalizado y de alta calidad, lograremos un cliente satisfecho para nuestra compañía.

¿Por qué es importante satisfacer al cliente?  La respuesta es rotunda, un cliente satisfecho genera productividad, ya que el cliente satisfecho por lo general vuelve a comprar, por ello la empresa obtiene como fruto su lealtad y, en consecuencia, la posibilidad de venderle el mismo u otros productos en la posteridad.

El cliente satisfecho comunica a otros sus experiencias positivas y por eso es muy importante tener complacidos a los clientes, ya que estos regresaran a comprar, atraen a más consumidores, ya que al quedar plenamente satisfechos al recibir una excelente atención, dan una recomendación del buen desempeño del negocio, servicio o producto; las empresas deben entender que la voz a voz entre los clientes es el punto elemental porque si un cliente habla mal, todo tipo de estrategias de marketing serían fallidas.

El esmero por la buena atención debe ser cabal, por una parte, una atención capaz, con asesoría trasparente, adecuada, personalizada etc., por otro lado, que el producto cumpla con las determinaciones de uso, y que al cliente se le notifique de esas especificaciones y por último la capacidad de respuesta de posventa debe ser tan efectiva como el proceso de venta.

“Un cliente satisfecho garantiza diez clientes más”

No se trata de solo atender al cliente y listo, se trata de que el cliente quede feliz y pueda regresar, el cliente siempre tiene la razón y debemos hacer que el cliente se sienta en confianza, atenderlo con amabilidad y empatía.