¿Sabes qué es la Tampografía y para que se utiliza? En el próximo artículo te hablaremos un poco de esta técnica de grabado. La tampografía es un método de estampado más reciente que la serigrafía. La tampografía comenzó en Suiza en donde los profesionales en la creación de relojes querían semi automatizar el proceso de dibujo de las líneas y números propios del reloj, utilizaban la tampografía para imprimir las esferas de los relojes de forma artesanal. 

A un mecánico grabador se le ocurrió automatizar el proceso y construyó la primera máquina de tampografía que, mediante una palanca accionada por el operario, inundaba el cliché, lo barría con la cuchilla, apretaba el tampón sobre su superficie y, finalmente, trasladaba la imagen sobre la esfera. El tampón original era de gelatina animal, y el único cliché utilizado era el de acero de 10mm de grueso, grabado por el sistema de foto incisión, procedimiento que se mantiene en la actualidad.

En tampografía sólo se puede obtener un grado de brillo limitado en comparación con otros procesos de impresión como la serigrafía a causa de la pequeña cantidad de tinta que puede transferir el tampón. Por ejemplo, Gonzalo Toribio, Jefe del Departamento Técnico de Sono Press explica «la tampografía está ya descartada en la impresión de CD’s. Nuestro uso de la serigrafía en relación a la tampografía es muy diferente ya que no podemos pasarle al disco la misma cantidad de tinta con un sistema que con otro. Con la tampografía se obtiene gran definición en los textos, pero cuando se trata de masas de tintas, no es buen sistema. Aparte de la calidad, otra de las razones principales es el ciclo, hay que imprimir con los mismos condicionantes que el resto del proceso, hay que inyectar, hay que neutralizar, lacar, manipular los discos automáticamente en líneas integradas. La serigrafía permite un ciclo mayor cosa impensable con la tampografía ya que cuando recoge el tampón la tinta y la quiere transferir a la superficie se queda seca en este recorrido».

Quizás creas que la tampografía es un método de estampado de diseños algo rudimentario y por ello puede que no imprima a una calidad óptima o que no pueda imprimir en una amplia gama de colores, pero la realidad es totalmente distinta.

También debes saber que la tampografía no es un método popular para imprimir a mediana o gran escala ya que este tipo de estampado trabaja con excelencia únicamente en diseños pequeños e incluso minúsculos.

Hay 2 tipos de tampografía:

1.- La tradicional. La cual se realiza con máquinas de tampografía con tintero abierto. Estas máquinas usan un tintero en el cual la tinta está expuesta al aire, lo que hace que la persona que la ópera deba estar pendiente de que la tinta no se endurezca.

Con este tipo de máquinas se pueden llegar a imprimir como máximo unas 500 unidades con un diseño pequeño de manera autónoma, ya que después de estas la tinta comenzará a ser pastosa, lo cual requiere que se le aplique algún disolvente.  

2.- La Digital. Las máquinas tampográficas digitales incorporan un tintero cerrado (como en el caso de las impresoras convencionales para papel) en el cual la tinta no entra en contacto con el aire, provocando que dure mucho más tiempo antes de que a esta se le tenga que aplicar disolvente.

Las máquinas de tampografía digital sujetan los componentes destinados a imprimir por medio de electroimanes, aunque también existen máquinas de este tipo que ejecutan el proceso de impresión por medio de pines y mordazas.

Sea cual sea el tipo de tampografía que decidas usar es importante que conozcas las ventajas y desventajas de esta técnica, aquí te mencionaremos algunas:

Ventajas

  • La calidad de los diseños será fiel al diseño impreso en la superficie metálica de manera computarizada, no pierde calidad y se pueden añadir detalles muy pequeños sin que el proceso llegue a retrasarse.
  • La tinta que se usa en el proceso de la tampografía tiene mucho que ver en la resistencia del diseño al lavado o al sol, pero el proceso de impresión asegura un perfecto agarre de esta a la superficie de la tela, plástico, PVC entre otros materiales, haciendo que el diseño pueda durar años en degradarse.
  • La impresión con este método supera en economía y calidad a otras técnicas de estampado, siempre y cuando se trabaje con grandes cantidades o se use de manera eficiente la tampografía digital.

Desventajas

  • No puede usarse en superficies metálicas ya que esta técnica no ofrece el tiempo suficiente para lograr que se adhiere la tinta.
  • No puede estampar detalles demasiado pequeños ya que estos se verán borrosos.
  • Con la estampación a tintero abierto la tinta puede dañarse si se deja mucho tiempo sin usar.
  • La tinta que reste después de una sesión de impresiones debe desecharse para que no se adhiera a la máquina. No puede reutilizarse una vez preparada la tinta para una sesión.

Sin embargo, son muchas otras las aplicaciones y ventajas de la tampografía.

Según Víctor Izquierdo, Gerente de QUIER, S.A., «en tampografía se pueden utilizar multitud de colores simultáneos e imprimir piezas en todas sus caras. La tampografía es un proceso de impresión fantástico con el que se pueden obtener imágenes de una calidad excelente sobre áreas de impresión muy pequeñas, soportes muy variados y formas dispares, pero no permite los envolventes de impresión que consigue la serigrafía, se tiene que limitar a, áreas de impresión frontales».

De esta manera podemos decir que, el cuadro de mandos de un automóvil, los envases de los productos de higiene personal que utilizamos cotidianamente, la esfera de un reloj de pulsera, las piezas de nuestro teléfono móvil, y un largo etcétera son ejemplos de aplicación de este sistema de impresión.