El término STEM (por sus siglas en inglés) es el acrónimo de los términos en inglés Science, Technology, Engineering and Mathematics (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). En estas carreras basadas en STEM tienen mejores salarios que el promedio de todos los empleos.

Para entender por qué es tan necesaria la enseñanza de estos campos es importante entender el papel que ocupan las áreas que lo conforman. La “S” de ciencia que es un campo que abarca problemas como el calentamiento global, cambio climático, biología, medicina, entre otras. La “T” de tecnología que va desde computadoras hasta la era digital como la Inteligencia Artificial, programación, robótica mecatrónica, etc. La “E” de ingeniería abarca infraestructura, diseño de edificios, ciudades y puentes; básicamente cualquier desarrollo que pueda hacer el ser humano. Por último, la “M” de matemáticas que puede abarcar campos que van desde economía, contabilidad, inversiones e impuestos y analistas de mercados. 

¿Cómo podemos crear lecciones STEM?

Trabajo en equipo: derivado de la educación STEM se enfoca principalmente en resolver problemas se crean e incluyen grupos de trabajo en sus aulas. Es importante explicar a los alumnos cuál es el alcance del proyecto, cuáles son las instrucciones a seguir y el tiempo en el que deben de entregar los resultados esperados.

Aprendizaje Práctico: todas las clases, o en la medida de lo posible, deben de incluir la investigación y la exploración del campo a desarrollar. Debe motivar al estudiante a querer saber más, a llegar a sus propias conclusiones y a diseñar sus propias investigaciones para aplicar lo que descubrieron desarrollando pensamiento crítico al descartar la información que no apoye su análisis.

Convertir errores en momentos positivos de aprendizaje: las clases y los procesos de investigación deben de estar basados en aspectos de prueba y error, de esta manera se da la oportunidad de crear y desarrollar distintas soluciones a un problema en particular.

Debe ser creativo: aquí podemos agregar una “A” al acrónimo ya conocido, convirtiéndolo en STEAM, el cual incorpora a las Artes como parte del desarrollo de conocimiento en los estudiantes.

Aprovechar todos los recursos con los que se cuenta: tomar todo con lo que se cuenta y encontrar la solución más apropiada al problema presentado, es una parte fundamental que se enseña a los estudiantes; se trata de optimizar recursos esperando que los estudiantes aprendan que para un problema existe más de una solución.

Hacer el contenido relevante: la mayor ventaja de la educación STEM es que involucra temas que afectan a los alumnos en su día a día, por lo que enfoca la lección en hechos y problemas del mundo real, provocando mayor atención que les inspire investigar cada vez más. Además, comprender mejor el problema ayuda a los estudiantes a innovar, lo que es una habilidad que muchos emprendedores desarrollan con el tiempo.

La educación STEM es esencial a medida que la tecnología evoluciona y avanza. Incluir este tipo de clases, proporciona nuevas oportunidades a los estudiantes para desarrollar un conocimiento en todas las áreas que lo conforman, impulsa su creatividad y brinda habilidades que lo hacen más competitivo.