La transformación digital que se vive en pleno siglo XXI nos impulsa a buscar, de forma inteligente, el aprovechar las nuevas oportunidades que ofrecen los avances tecnológicos y científicos donde los más destacables son los que aplican la Inteligencia Artificial (IA).

La IA, en un futuro no muy lejano, tiene todo el potencial de mejorar la productividad, la eficiencia y la precisión de las organizaciones utilizando en la medida de lo posible, menos recursos para generar los resultados esperados.

Debido a que Big Data ha llegado para quedarse, se prevé que la Inteligencia Artificial en el futuro cercano tenga una gran demanda. Los datos y la IA se están fusionando en una relación sinérgica. En este ámbito la IA es inútil sin datos y los datos son insuperables sin IA.

La IA continuará teniendo un impacto en el ambiente de trabajo en los próximos años. Pero el temor que sienten la mayoría de los empleados en una organización a perder el trabajo por el avance de las máquinas es injustificado. En cambio, la IA transformará la forma en que las personas trabajan, se podrá automatizar las tareas rutinarias.

Nos ayudará cada vez más con tareas que implican monitoreo de datos, pero debería tener un impacto menos directo en tareas que requieren habilidades humanas más complejas, aquellas en las que intervienen el conocimiento y la experiencia en el desarrollo de diseños cada vez más afectivos.

Las aplicaciones de la IA en muchos campos, son bastas, dentro de las cuales destacan:

Tecnología para IA

La aplicación de esta inteligencia se ve cada vez más notable en: razonamiento, programación, aprendizaje automatizado, aprendizaje automático, procesamiento del lenguaje natural (capacidad de comprender el habla humana tal como se habla), visión por computadora (capacidad de extraer información precisa de una imagen o serie de imágenes) y robótica e inteligencia general.

El impacto que tiene la IA en los mercados

Presencia, cambios significativos en comercio electrónico, venta minorista, marketing digital y contenido, automoción, industria y manufactura, asistentes inteligentes domésticos, cuidado de la salud (Healthcare), educación, etc.

El impacto económico y social global de la IA y su futuro

 Es probable que la IA tenga dos impactos principales en la economía global:

  • La inteligencia artificial tiene el potencial de desempeñar un papel importante en la economía.
  • La IA puede contribuir a ampliar las brechas que ya existen entre naciones, trabajadores y empresas.

La inteligencia artificial cambiará nuestro mundo en todos los aspectos posibles. Pero probablemente en el futuro provoque la creación de más empleos que su pérdida. A medida que desarrollemos tecnologías innovadoras, la IA tendrá un impacto positivo en nuestra economía al crear trabajos que requieren el conjunto de habilidades para implementar nuevos sistemas.