Hoy en día las organizaciones requieren tener su información bien resguardada y disponible en todo momento, es por ello que hay distintas maneras de poder cumplir con el objetivo del que vamos a hablar el día de hoy que es la replicación.

La replicación se basa en realizar una copia exacta de los datos o de la parte del sistema que queramos resguardar, puede ser un archivo, una partición, un disco, entre muchos otros.

¿Cómo funciona?

Generalmente se integra al medio principal de almacenamiento que tenemos productivo, aquí podemos tener dos opciones de replicación de la información (síncrona o asíncrona), al finalizar podemos decidir a dónde se irá nuestra réplica que puede estar a un lado de nosotros o en cualquier ubicación que sea segura para nosotros.

Un punto importante y que no se nos puede pasar por alto es que esta réplica debe estar en constante actualización para tener la versión más reciente posible de nuestra información, y así asegurarnos que, en caso de algún desastre, falla o infección por algún tipo de virus nuestra información siempre estará ahí para nosotros.

¿Qué objetivo tiene?

La replicación es un método de protección de información que no es exactamente sinónimo de copia de seguridad, pero que tiene el mismo objetivo.

  • Asegurar los datos del sistema – protegiendo la información importante y descartando la que no lo es.
  • Proteger la información – ante la posible existencia de un desastre, fallo del sistema o ataque cibernético.

¿Cuáles son sus beneficios?

  • Fiabilidad – garantizar la copia de esta información en algún dispositivo constantemente.
  • Alta disponibilidad – tu información siempre va a estar disponible en el momento que la necesites.

¿Qué es la réplica síncrona y asíncrona?

Síncrona – en esta situación, los datos se almacenan en dos centros de datos al mismo tiempo (sitio primario o master es el que crea la información, y a su vez en cuestión de segundos envía esta información a un sitio secundario para tenerla siempre en línea), lo que le da a la organización una mayor seguridad porque hay menos riesgo de perder información.

Con la replicación síncrona podemos asegurar al máximo todas las transacciones porque por ejemplo si un servidor fallara, este no ocasiona pérdida de datos.

Asíncrona – en este modo, la replicación se realiza mediante sincronización. Este proceso no siempre ocurre en tiempo real y puede causar problemas en caso de ataque informático o desastre natural. A diferencia de activo-activo, en este escenario hay una mayor probabilidad de perder información valiosa.

La mayor ventaja de la replicación asíncrona es un overhead bajo, simple y robusto, como resultado, es la solución ideal para la replicación automática y para redundancias a nivel empresa.

Ahora bien, al entender que nuestra información es de suma importancia y que hay alternativas para no perderla debemos de hacer un análisis para determinar qué es lo que mejor se apega a nuestras necesidades, y cuáles son las prioridades del negocio.