A lo largo de nuestra vida, todos hemos escuchado sobre los fenómenos paranormales, ya sea a través de la literatura, series de televisión, películas, programas de radio e incluso reportajes de cadenas de noticias serias, aunque no muchas personas conocen la verdadera definición de un fenómeno paranormal. Comúnmente, y gracias a los medios masivos de comunicación, este término comúnmente se relaciona con fantasmas o espectros, pero su verdadera definición lo describe como una “situación que no es posible explicar bajo los parámetros de los avances científicos ni tecnológicos actuales”, aunque esto no aplica para otros fenómenos que no se puedan explicar del todo, por ejemplo la materia oscura. 

Siguiendo esa definición, un OVNI es un fenómeno paranormal, ya que no se puede explicar de forma satisfactoria, al igual que pueden llegar a serlo algunas fotografías o videos que captaron esta clase de fenómenos, por ejemplo el famoso video de Bigfoot (pie grande), que se ha tratado de desmentir en muchas ocasiones pero hay detalles como el movimiento de los músculos bajo la piel o la forma en que se mueve la criatura que impiden esta desacreditación, más no pueden explicar que clase de animal es o de qué manera se consiguió tal realismo. 

La clasificación de los fenómenos paranormales

Al igual que con las clasificaciones científicas, los fenómenos paranormales también se clasifican en diferentes tipos:

  1. Primer grupo: También llamados fenómenos de conocimiento, estos se caracterizan por la «obtención de información sobre el mundo exterior al margen de los canales sensoriales comunes». Estos incluyen la telepatía, la retrocognición (conocimiento de sucesos pasados donde el sujeto no estuvo presente), la simulcognición (conocimiento de sucesos que ocurren de forma paralela pero en diferente lugar), etc. En este grupo se encuentran los diferentes métodos de adivinación. 
  2. Segundo grupo: También llamados fenómenos de efectos físicos, estos son fenómenos que incluyen apariciones de espectros, así como otros como la levitación, psicokinesis y telekinesis, psicofonías, etc. siendo una categoría extremadamente grande que también incluye los efectos físicos causados por prácticas como el esoterismo, el espiritismo, el satanismo y demás. Por ejemplo, el movimiento que se da al jugar la Ouija es un fenómeno que pertenece a este segundo grupo.

Los fenómenos paranormales en la actualidad

En la actualidad, los fenómenos paranormales tienen una gran presencia en los medios masivos de comunicación, y esto ha dado como resultado que muchas personas crean en los mismos. Según un estudio realizado en 2005 en EU, un 73% de los entrevistados creían en al menos uno de los 10 fenómenos paranormales listados en la encuesta, arrojando los siguientes resultados:

  • Percepción extrasensorial (41%)
  • Casas embrujadas (37%)
  • Fantasmas (32%)
  • Telepatía (31%)
  • Adivinación del futuro (26%)
  • Astrología (25%)
  • Brujas (21%)
  • Comunicación con los muertos (21%)
  • Reencarnación (20%)
  • Canalización de entidades espirituales (9%)

Si bien en la actualidad no se pueden explicar ciertos sucesos, es interesante observar los esfuerzos por clasificarlos, observarlos y explicarlos, y puede que algún día tengamos una respuesta a los mismos, pero mientras eso ocurre podemos seguir maravillándonos con los mismos o permanecer escépticos ante ellos. De cualquier manera, la exposición que se les da hacen de los mismos una gran forma de entretenimiento.