La tecnología forma parte importante de nuestra vida en todos los aspectos: transporte, trabajo, calidad de vida, etc., lógicamente en el entretenimiento esto no podía ser diferente y lo podemos ver con las películas y los impresionantes efectos visuales que ofrecen, con series de televisión que tienen una producción excelente y con videojuegos cada vez más realistas entre otras cosas, sin embargo, una de las industrias que más uso hace de la tecnología y que al mismo tiempo mucha gente no nota dicho uso, es la industria musical.

A lo largo de la historia, la música ha cambiado y se ha ido desarrollando de muchas formas, pero la denominada tecnología musical ha estado presente desde el inicio de la misma, con los pueblos originarios haciendo uso de herramientas para perforar huesos y crear flautas o alisar piel para crear tambores. Hoy en día, la música realizada a través de apps y sintetizadores es abundante, sólo hay que dar una vuelta por SoundCloud o escuchar la radio para confirmarlo, pero, el cómo fue que la tecnología musical llegó a ese punto es una gran historia.  

¿Qué es la tecnología musical?

La tecnología musical se define como “un campo de conocimientos que se enfoca en el uso de cualquier dispositivo, mecanismo, máquina, herramienta física o en software por parte de un artista para hacer o interpretar música, componer, anotar, reproducir o grabar obras musicales, analizar o editar música o para crear/reproducir fuentes sonoras alternativas”, es decir, que cualquier objeto puede llegar a ser parte de la tecnología musical siempre y cuando se utilice para realizar alguna de las acciones anteriormente enlistadas.

A lo largo de la historia se han hecho avances en esta área, ya se mencionaron los instrumentos musicales de los pueblos originarios, pero otros de los avances más importantes son el desarrollo de los instrumentos de cuerda por parte de los antiguos egipcios, la creación de instrumentos de viento y percusión o la creación de un registro escrito de las notas de melodías sencillas por medio de la notación musical durante la edad media. Asimismo, uno de los mayores impulsos que tuvo la tecnología musical se dio durante el Renacimiento con la creación de la imprenta, que permitió el producir partituras en masa, ya que antes eran producidas a mano, y por lo tanto, esto permitió que mucha más gente pudiera desarrollar un talento musical.

La tecnología musical actual

Hoy en día la música está totalmente diseminada por el planeta gracias a los avances que se realizaron en el siglo 20 como la invención y popularización de la radio, la invención de “nuevos” instrumentos como la guitarra eléctrica, el bajo o el teclado, que si bien son derivaciones de instrumentos que ya existían desde hace tiempo, producen sonidos totalmente diferentes en las condiciones adecuadas. Sin embargo, se llegaron a crear instrumentos totalmente nuevos como el theremín o el sintetizador, siendo este último muy popular recientemente.

También, se inventó la tecnología musical eléctrica, que es muy usada hoy en día y que comprende los instrumentos “derivativos” ya mencionados, así como la tecnología musical electrónica, que es la responsable de géneros como el Techno, House, Dubstep y muchos otros más, siendo capaz de imitar instrumentos, voces y sonidos con total fidelidad. Como toda tecnología, la tecnología musical cambia con el paso del tiempo, nuevos sonidos son producidos cada día, nuevos géneros y subgéneros aparecen constantemente, y es sumamente interesante observar dichos cambios.