Primero que nada debemos de conocer algunos datos importantes de la basura electrónica, hoy en día se tiene un estimado de 50 millones de toneladas de residuos eléctricos y electrónicos al año, además, estos datos corresponden al 70% del total de las toxinas que existen en los basureros de todo el mundo, todo es debido a los cambios constantes de la tecnología y la rápida obsolescencia de dichos productos, a todo esto lo podemos conocer como RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos).

Dentro de la rama tecnológica tenemos desechos como lo son laptop, desktop, celulares, servidores, monitores, cables (UTP, fibra, twinax), baterías, discos, entre muchos otros, y es de suma importancia reciclar cada uno de estos elementos ya que de no hacerlo pueden contaminar el ambiente y causar daños a nuestra salud y nuestro planeta. 

Clasificación de residuos producidos:

 

  • Gases policlorados – desechos plásticos y hules que normalmente aíslan los cables eléctricos.
  • Polibrornados – compuestos inflamables que normalmente están expuestos a altas temperaturas (Pueden causar cáncer).
  • Dioxinas, CO2 – gases tóxicos (cadmio, plomo, antimonio, níquel, mercurio) generados normalmente por los plásticos en la mayoría de los componentes eléctricos.

¿Cómo podemos reducir estos desechos?

Este tipo de desechos hoy en día son los que crecen rápidamente en todo el mundo, ante esta situación podemos hacer uso de las 3 R (reducir, reciclar, reutilizar), el objetivo es garantizar una modalidad de consumo responsable así como darle un respiro a nuestro planeta.

Reducir – Debemos hacer conciencia de que estos artículos tecnológicos van a estar en una constante modernización y que quizá no necesariamente vamos a requerir de esta nueva estrategia de marketing de los fabricantes.

Reutilizar – Aquellos equipos que quizá ya no cumplan con nuestras necesidades no necesariamente quiere decir que ya no sirvan, podemos hacer un borrado de nuestra información, verificar el estado físico y de funcionalidad del mismo, y así tomar la decisión de ponerlo en el mercado como un articulo usado, heredarlo a algún familiar o persona que si le va a sacar provecho por algún tiempo, o bien donarlo a alguna institución sin fines de lucro.

Reciclar – Si nuestro componente definitivamente ya no es útil para ser reutilizado, tenemos la alternativa de llevarlo a un centro de reciclaje electrónico para su correcta destrucción y que puedan usar las partes en buen estado para reacondicionarlas o darles una nueva funcionalidad.

Hoy en día hablando específicamente de la Ciudad de México existe el programa Reciclatrón que es organizado por la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema), este se lleva a cabo una vez al mes, además de existir distintos puntos de recolección para después llevarlos a una empresa de reciclaje en Tijuana BC.

Beneficios

El reciclaje de estos aparatos no solo mejora la calidad del medio ambiente, sino que también muchos más beneficios, por ejemplo, la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) considera que si se le da un tratamiento de reciclaje oportuno se pueden generar alrededor de 62.5 millones de USD al año con la recuperación de material que para nosotros es inservible, esto podría crear millones de empleos a nivel global.

En conclusión 

Podemos darnos cuenta que las malas prácticas o el no conocer alternativas para esta basura informática puede traer grandes consecuencias para nuestro planeta en un plazo muy corto, además debemos de ser conscientes en que si o que no ocupamos en nuestro día a día, así que antes de comprar algún celular, laptop o algo que sea la novedad vamos a ver si es realmente lo que necesitamos.