Igual que el mar, Internet tiene lugares difíciles de accesar, y mientras más profundo se vaya más peligroso será el estar ahí e incluso se necesitarán herramientas específicas para acceder a estos sitios tan profundos dentro de la red. Mientras que la mayoría de los usuarios prefieren permanecer en lo que conocemos como “Internet superficial”, que es el contenido indexado a motores de búsqueda tradicionales como Google o Bing, hay quienes se arriesgan a entrar a la Deep Web, que es todo lo contrario. El término Deep Web se comenzó a popularizar en los últimos años, particularmente en 2012 cuando las redes sociales permitieron que mucha gente se enterara de su existencia, así como en 2018 cuando diversos influencers compraban “cajas misteriosas” que estaban a la venta en esa parte de Internet.

El origen de la Deep Web se da porque los motores de búsqueda son incapaces de indexar toda la información de la red, por lo que mucha información es dejada fuera de estos. Pero incluso aunque los buscadores pudieran indexar esa información, la Deep Web no desaparecería, ya que aún quedarían las páginas privadas que requieren de contraseña o de códigos para poder accesar. Muchos usuarios prefieren utilizar la Deep Web gracias a la privacidad que ofrece, ya que el contacto no es monitoreado y los intercambios comerciales son prácticamente imposibles de rastrear, lo que aunque facilita las actividades ilegales en esa parte de Internet no la vuelve peligrosa en sí, ya que la mayoría del contenido de la misma es simplemente contenido inaccesible por medios convencionales. 

¿Qué se puede encontrar en la Deep Web?

Además de las razones ya expuestas, hay más por las que la Deep Web existe y es utilizada. Una de las razones principales es la información oculta, como documentos que no se encuentran en la Internet superficial y que pueden ser listas de datos no públicas, información criminal, etc. Asimismo, se incluye el contenido contextual y dinámico, el cual cambia dependiendo de ciertos factores como la dirección IP del visitante o los datos enviados a través de un formulario. De igual manera, muchas de las páginas web que se encuentran aquí no son HTML, sino que tienen otras extensiones como exe, zip o rar, lo que dificulta aún más el acceder a ellas. 

¿Cómo se accede a la Deep Web?

Para acceder de forma segura a la Deep Web se necesita de exploradores especiales, siendo el más usado TOR (The Onion Router) un explorador lanzado en 2002 e implementado por la Marina de los Estados Unidos siendo un software que ha recibido premios como el dado por la Free Software Foundation. La mayor ventaja de TOR es que permite navegar de manera anónima en la red, cifrando los datos de la computadora en capas, y asimismo, tiene acceso a 6500 sitios web ocultos. El explorador TOR es tan popular que se estima que es descargado de 30 a 50 millones de veces por año. Aún así, en casos de investigación por actividad criminal (particularmente en Estados Unidos) el explorador no proporciona suficiente protección para las agencias de inteligencia. 

La Deep Web no es propiamente dañina, es una herramienta al igual que el Internet superficial, y depende del uso que le da la gente. Así como se ha hecho una fama de ser un lugar peligroso, es justo decir que también es un sitio en el que se puede encontrar mucha información interesante como libros o artículos prohibidos en ciertos países debido a su temática, y a su vez es un sitio donde mucha gente hace lucha social, por ejemplo, exponiendo información no conveniente para ciertas personas. Así como es un lugar con peligros es también un lugar donde uno puede educarse y protestar, justamente como el Internet superficial.