Por primera vez en la historia no sólo nuestras habilidades físicas, sino también las cognitivas, están siendo superadas, aceleradamente, por máquinas inteligentes y hábiles. Esta nueva era va mucho más allá de toda revolución industrial. Implica una transformación radical económica, social, política, cultural, biológica, cognitiva.

La crisis que ocasionó la pandemia por Covid-19 cambió el mundo en todos los sentidos, al tener que mantenernos en casa para evitar la propagación del virus, la economía tuvo un gran impacto, por ello, muchos países se vieron obligados a innovar en la tecnología.

Fueron varias las iniciativas tecnológicas que se han llevado a cabo, por un lado, la Inteligencia Artificial, el Big Data, las apps, los robots 5G, los drones, software, geolocalización, vehículos autónomos, además del IoT que están dando un valor importante en la medicina.

Se han vuelto fundamentales las herramientas tecnológicas en estos tiempos de riesgo, principalmente en el sector de salud, ya que, es más fácil tener el control de la población mediante estos sistemas de esta forma se evitan más contagios y se reduce el riesgo de muertes.

El uso de la tecnología también nos ha enseñado que se puede trabajar desde casa, hacer tareas para la escuela, comunicarnos con nuestros seres queridos, hacer video llamadas, escuchar música, informarnos, entre otros beneficios.

Las redes sociales y otras aplicaciones, se han convertido en el entretenimiento tales como; Facebook, Instagram, Twitter, Linkedln, Tik tok, Amazon Prime Video, Netflix, YouTube, Spotify, las cuales, nos hacen más sencillo la estadía en casa y que sea menos estresante el encierro, al poder ver videos, memes, series, películas, documentales, etc.

El teletrabajo y las clases virtuales también se han tenido que adaptar a los cambios de esta  crisis, con ayuda de sitios web como son; Zoom, Gloogle Meet, Zadarma Conf, Cisco Webex Meetings entre otros.

Todas estas plataformas se han convertido en herramientas esenciales para poder seguir con las actividades que no se pueden realizar presencialmente por el confinamiento, cada vez es más claro que la tecnología funge un papel importante en esta crisis.

Después de tantas pérdidas por esta pandemia, nos damos cuenta que no todo lo que está pasando es malo, y que después de esta adversidad, el mundo no será igual con el descubrimiento de las nuevas  tecnologías. 

La innovación y la absorción de de esta se ha convertido en el principal motor de la prosperidad y supervivencia futura.