Hoy en día, una de las industrias más importantes del mundo y que fascina a millones de personas es el cine. No sólamente ha crecido en cuanto a distribución, sino que las películas tienen un impacto cada vez mayor, aunque no siempre fue así, ya que el cine tuvo que dar un gran recorrido para llegar hasta donde está, incluido obviamente un desarrollo tecnológico. En el año 1895 dio inicio lo que hoy en día se conoce como el séptimo arte, cuando los hermanos August y Louis Lumière crearon el cinematógrafo, presentando el invento el 28 de diciembre de ese mismo año y proyectando la llegada de un tren a la estación de Ciotat, un hecho que era impresionante para la época y que marcó historia, ya que significó el inicio de una nueva forma de entretenimiento. Es también a partir de ese momento, que se comienzan a desarrollar diversos dispositivos que ayudarían a mejorar la experiencia del cine y lo harían alcanzar lo que es hoy en día. 

Revolucionando el cine: películas a color

A pesar de que dicha tecnología es muy rudimentaria hoy en día, en ese tiempo se lograron cosas increíbles, por ejemplo, la película de 1902 “Viaje a la luna” de Georges Méliès, que presentó efectos visuales increíbles para la época, siendo una película que marcó historia en el cine. 

Sin embargo, uno de los cambios más importantes para la industria llegaría en 1916: las películas a color, que fueron obra de Daniel Comstock y Burton Wescott. Para ejecutar su descubrimiento, se grababan las imágenes en rojo y verde azulado utilizando únicamente una lente, aunque tenía múltiples problemas al momento de proyectarse. Para corregir esto, se siguieron generando avances, y fue en 1935 que llegó la cámara de tres colores, la cual revolucionó a la industria una vez más, dotando de una gran popularidad a las películas a color. 

El mayor avance del cine: el sonido

En 1927, Alan Crosland estrenó la película “The Jazz Singer”, misma que, a pesar de ser proyectada en blanco y negro, tenía una característica muy especial: era el primer largometraje con verdadero sonido sincronizado. Esto fue posible gracias al llamado Vitaphone, sistema impulsado por Warner Bros. El Vitaphone permitía grabar bandas sonoras y textos hablados en discos que luego se reproducían al mismo tiempo que la película, un sistema precario pero eficiente para la época. Posteriormente surgió el Movietone, dispositivo auspiciado y comercializado por Fox en 1927. El Movietone permitía grabar el sonido directamente sobre la película, siendo un gran avance con respecto al Vitaphone. El Movietone estuvo vigente dentro de la industria hasta 1939, cuando surgieron nuevos y mejores dispositivos de audio. 

Otra forma de ver el cine: la animación

La animación ha sido parte del cine por mucho tiempo, y el más grande exponente es sin dudas Walt Disney, ya que implementó muchas técnicas que serían emuladas por otros estudios de animación. Iniciando la era dorada de la animación con el corto animado “Steamboat Willie” en 1927, Disney desarrolló la técnica llamada “sound cartoon”, la cual sincronizaba los dibujos animados con sonidos. Asimismo, la llamada cámara multiplano permitió que los dibujos animados tuvieran unos efectos 3D innovadores para la época, tal y como se puede ver en la película “Blancanieves”. La animación 2D fue predominante por décadas, pero en épocas más recientes es la animación 3D generada por computadora, promovida principalmente por Pixar, la que predomina. 

La actualidad del cine

Actualmente, el cine está dominado por los efectos visuales, particularmente el CGI y el uso de chromas, también llamadas “pantalla verde”, que aunque existen desde 1930, es en la actualidad que su uso se ha extendido a casi cualquier película. El uso de chroma ha dado lugar a películas visualmente increíbles como The Matrix, The Avengers, El Señor de los Anillos o 1917. Asimismo, otra tecnología dominante en el cine es el motion capture, que permite, mediante un traje especial, reemplazar al actor por algún personaje creado por computadora. El mayor exponente de esta técnica es el actor y director Andy Serkis, que ha encarnado diversos papeles icónicos como Gollum de El Señor de los Anillos o el chimpancé César de El Planeta de los Simios. 

Es así como el cine no deja de evolucionar ni de cambiar, no sólo en cuanto a la forma en que se cuentan las historias, sino en cuanto al modo de producir y realizar las mismas.