El almacenamiento en la nube es un método de organización de datos que tiene lugar en la nube, una red de servidores remotos a los que se puede acceder a través de una conexión a internet. Con el almacenamiento basado en la nube, los usuarios y las empresas pueden guardar, acceder y mantener sus datos desde cualquier ubicación que ofrezca una conexión a internet en lugar de limitar sus archivos a una ubicación única o dispositivo.

Antes que la computación en la nube fuera común, los usuarios mantenían sus datos en un disco duro personal o en un centro de datos local, lo que limitaba el uso de esos datos a una ubicación. Piense en ello como optar por invertir en un teléfono fijo en lugar de un teléfono móvil. Siempre que el usuario esté dentro de su casa, podrá acceder al teléfono cada vez que suene, pero tan pronto como deje su propiedad, se volverá inaccesible. Sin embargo, con un teléfono móvil, pueden responder una llamada desde cualquier lugar.

Funciona de la misma forma con el almacenamiento en la nube. Los usuarios ya no tienen que quedarse en casa o dentro de su edificio de oficinas para acceder a sus datos las 24 horas del día, los 7 días de la semana; en su lugar, pueden llevar sus archivos sobre la marcha sin tener que cargar con hardware caro y limitado.

¿Cómo funciona el almacenamiento en la nube?

Los proveedores de almacenamiento en la nube permiten a los usuarios alquilar espacio de almacenamiento en redes de servidores de datos remotos; los usuarios pagan a los proveedores de la nube por la capacidad de ejecutar aplicaciones, alojar servicios y realizar copias de seguridad de los datos en la nube y, por lo general, se adhieren a los límites de uso que pueden ampliarse por una tarifa adicional, lo que les permite escalar sus necesidades de almacenamiento según sea necesario.

¿Es seguro el almacenamiento en la nube?

Los proveedores de almacenamiento en la nube deben asegurarse que los archivos no se pongan en peligro, se pierdan o se destruyan en la nube. Dado que no hay forma de protegerse completamente contra fallas de hardware, los proveedores de la nube utilizan métodos de almacenamiento redundantes, duplicando el hardware esencial, las rutas de datos y las fuentes de alimentación para mantener sus servicios de almacenamiento en la nube en funcionamiento en todo momento.

Por ejemplo, supongamos que un usuario desea realizar una copia de seguridad de toda su biblioteca de fotos desde su teléfono inteligente a la nube. Se enviarán múltiples copias de sus fotos a múltiples servidores de datos, por lo que, en el improbable caso que su teléfono se dañe irreparablemente o que uno de los servidores se queme espontáneamente, aún podrán recuperar esos archivos de otro servidor.

¿Cuáles son los beneficios del almacenamiento en la nube?

  • Accesibilidad de los datos: Los usuarios pueden acceder a sus archivos desde múltiples ubicaciones y dispositivos, así como compartir fácilmente sus archivos con otros usuarios, según sea necesario.
  • Escalabilidad: la actualización de la infraestructura local existente puede requerir hardware costoso y soporte de TI adicional, lo que cuesta a las empresas tiempo, dinero y esfuerzo valioso. El almacenamiento en la nube permite a las empresas escalar sus necesidades de almacenamiento sin los gastos adicionales y la experiencia necesaria para hacerlo internamente.
  • Recuperación ante desastres: cuando los datos se almacenan en una única ubicación física, son vulnerables a desastres naturales, errores humanos y fallas de hardware. El almacenamiento en la nube en línea no enfrenta los mismos problemas, ya que los proveedores de la nube evitan la pérdida de datos críticos con sistemas de almacenamiento redundantes datos que se replican en servidores que comparten una ubicación geográfica y replicación geográfica datos que se replican en múltiples servidores y ubicaciones geográficas

¿Cómo se gestiona el almacenamiento en la nube?

El almacenamiento en la nube tiene varios modelos de implementación: el almacenamiento personal, privado, público e híbrido.

El almacenamiento personal permite a los usuarios resguardar datos en la nube y acceder a ellos desde múltiples dispositivos habilitados para internet, como un teléfono móvil, tableta o computadora portátil. Este es el método principal que utilizan los consumidores para realizar copias de seguridad de sus archivos en la nube. Al utilizar servicios de computación en la nube como Google Cloud, los usuarios pueden sincronizar sus datos en múltiples dispositivos y recuperarlos donde quiera que tengan una conexión segura a internet.

El almacenamiento público se refiere a un proveedor de almacenamiento en la nube que administra los datos de varios usuarios en una nube pública. Cada usuario alquila espacio de almacenamiento en la nube mientras libera la carga y el gasto de mantener la infraestructura subyacente al proveedor de la nube. Aunque los usuarios comparten el almacenamiento en la nube una práctica llamada ‘multipropiedad’ no tienen acceso a los datos de los demás, de la misma manera que diferentes residentes pueden compartir un edificio de departamentos sin que se les permita ingresar a las unidades de departamentos de los demás.

El almacenamiento privado es un servicio de almacenamiento en la nube que se organiza de forma privada para una sola empresa. Una solución de almacenamiento privado estándar se puede administrar en un centro de datos local nube privada interna o de forma remota por un proveedor externo nube privada alojada Debido a que sólo es accesible para una empresa, el almacenamiento privado ofrece un mayor nivel de seguridad que el almacenamiento público. Sin embargo, las empresas que eligen implementar nubes privadas internas pueden encontrarlas como una opción menos confiable, ya que pueden sufrir pérdidas de datos críticos si sus instalaciones locales se ven comprometidas.

Y por último el almacenamiento híbrido se refiere a una combinación de almacenamiento público y privado. Las empresas que no pueden pagar las costosas opciones de almacenamiento privado pueden optar por alojar algunos de sus datos en una nube privada mientras aprovechan la escalabilidad y la asequibilidad de una nube pública.

¿Cómo se almacenan los archivos en la nube?

Los servicios en la nube son compatibles con tres tipos principales de almacenamiento de datos: almacenamiento de archivos, en bloque y de objetos.

El almacenamiento de archivos es un sistema jerárquico de organización de datos que anida carpetas de datos dentro de directorios y subdirectorios. Dentro de cada carpeta los archivos están etiquetados con metadatos para una fácil identificación y recuperación, aunque este proceso se vuelve mucho más complicado cuando se aplica a una gran cantidad de datos. Aunque el almacenamiento de archivos es una de las soluciones de almacenamiento en la nube más asequibles, no se amplía fácilmente.

El almacenamiento en bloque organiza los datos en volúmenes de almacenamiento llamados «bloques». Cada bloque se compone de archivos que se han organizado en fragmentos de datos del mismo tamaño y se han etiquetado con un identificador único. El sistema operativo de control trata cada uno de estos volúmenes como un disco duro independiente y permite que se almacenen en el entorno que sea más conveniente. Si bien el almacenamiento en bloque hace que la organización y recuperación de datos sea más fácil que el almacenamiento de archivos, particularmente para empresas con grandes cantidades de datos, enfrenta restricciones de metadatos y, a menudo, es una opción menos rentable.

El almacenamiento en bloque es como cambiar una cómoda, por tinas de plástico. Cada tina tiene la misma cantidad de ropa y se puede etiquetar con el tipo de ropa que contiene: camisas, calcetines, pantalones, etc. En lugar de tratar de encontrar espacio para una cómoda grande o construir una habitación separada para contener varias cómodas, las tinas se pueden colocar donde sea conveniente para facilitar el acceso y la recuperación.

Por último el almacenamiento de objetos se refiere a la creación de distintas unidades llamadas «objetos», cada una de las cuales contiene datos no estructurados, metadatos y una identificación única. Debido a que los objetos se almacenan en un espacio de direcciones plano (en lugar de un directorio de archivos) y permiten una personalización de metadatos más compleja, el almacenamiento de objetos hace que la recuperación de datos sea aún más fácil que el almacenamiento de archivos y bloques. También combina algunos de los beneficios del almacenamiento de archivos y bloques, ya que es rentable los usuarios pagan solo por el espacio de almacenamiento que necesitan y escalable los usuarios pueden usar sistemas de almacenamiento de objetos para administrar cantidades masivas de datos