A lo largo de los años, los videojuegos han cambiado mucho, dejando de ser sólo un hobby a ser un trabajo de tiempo completo, y eso sin contar los cambios tecnológicos que ha habido con el paso de los años. Han quedado atrás las consolas como el Atari Super Pong, que sólo tenía un juego (ping pong) y dos perillas para mover las raquetas, una para cada jugador. Hoy en día disfrutamos de controles con dos joystick, cuatro gatillos y ocho o más botones, e incluso tenemos la opción de jugar en realidad virtual para ciertos juegos. 

La Guerra de las Consolas

Estos avances se han acrecentado gracias a la llamada Guerra de las Consolas, en la que cada compañía pretende que su propia consola sea la que domine la generación en cuanto a ventas y preferencia del usuario (cada generación es marcada por los lanzamientos de las nuevas consolas de cada compañía, que generalmente se dan casi al mismo tiempo). Esta competencia entre compañías inició como la conocemos durante la quinta generación de consolas, cuando el Nintendo 64 y el PlayStation (la primera consola de Sony) fueron lanzados al mercado, y se acrecentó durante la sexta, cuando el Nintendo Gamecube, el PlayStation 2 y el Xbox salieron a la venta. Si bien hay personas o compañías a quien esta competencia realmente no les importa (por ejemplo, Nintendo), son los fanáticos y consumidores quienes se toman en serio la misma. Esto ha desatado múltiples discusiones sobre qué consola o compañía es la mejor. 

Formando fanáticos más informados

Esta discusión, en el pasado, solamente tenía que ver con los videojuegos y con la calidad que estos tenían, sin embargo, en los últimos años la gente se ha informado más acerca de las consolas, sus especificaciones técnicas e incluso sobre el juego online. En este aspecto, los videojuegos han ayudado a desarrollar a personas más informadas sobre su hobby y para algunos, su trabajo. Esto no es una sorpresa, ya que los fanáticos, también conocidos como “gamers” han cambiado su manera de pensar respecto al consumo de videojuegos: ya no basta con que un videojuego sea divertido o que compañía haga la consola, lo que importa es tener una experiencia completa: buenos gráficos, jugabilidad, optimización, sonido e historia, un control que sea ergonómico, buena conectividad a internet, soporte técnico y potencia en la consola. 

¿Cuál es la que corre mejor los juegos? ¿Qué tan amplio es el catálogo de la consola? y ¿Qué tan buenos son los juegos exclusivos de cada consola? son algunas de las preguntas que los gamers se hacen hoy en día antes de decidir qué comprar. Afortunadamente, esto también ha logrado que los gamers eviten situaciones desagradables con ciertas compañías que realizan prácticas indebidas como comercializar videojuegos incompletos o llenos de errores para vender lo que falta o la solución como contenido descargable. Un ejemplo de esto ocurrió hace tres años con el videojuego Star Wars Battlefront ll de Electronic Arts, el cual estaba sumamente limitado con una campaña extremadamente corta y que abusaba excesivamente de los micropagos para conseguir personajes que de otra forma necesitaban al menos 40 horas de juego para desbloquearse, es decir, quien pagaba tenía mejor oportunidad contra otros jugadores. La respuesta de los fanáticos fue inmediata, y se boicoteó el lanzamiento del juego. Tuvieron éxito a tal grado que Electronic Arts no tuvo más remedio que eliminar los micropagos, y no sólo eso, sino que incluso lograron que cada actualización y contenido descargable del juego fueran gratuitos hasta hoy en día. No sólo las consolas y juegos han cambiado con el paso de los años, sino que la comunidad misma se ha transformado.

La actualidad de los videojuegos

Hoy en día, nos encontramos a punto de iniciar la novena generación de consolas con el PlayStation 5 y el Xbox Series X, los cuales llegarán a las tiendas a finales de este mismo año. Mientras tanto, Nintendo continuará con su Nintendo Switch (consola a la que muchos se refieren como la primera de la novena generación, a pesar de que en realidad pertenece a la octava). Las especificaciones del PlayStation 5 y el Xbox Series X son por demás excelentes, aunque queda claro que la Series X es más potente. Por el momento, sólo podemos esperar al lanzamiento para dar un veredicto, pero es innegable que esta generación puede definir un antes y un después en el mundo de los videojuegos, tal como lo hizo Nintendo durante la tercera generación con sus títulos exclusivos; Sony con el PlayStation al implementar y generalizar el uso de discos en lugar de cartuchos o Microsoft al implementar el mejor juego en línea con el Xbox 360.