Cada día la tecnología avanza y nos deja ver que para ella no existen límites, podemos escoger cualquier tema y al investigar un poco más, quedamos maravillados al ver que con el paso de los años se descubren cosas que pensábamos iban a suceder dentro de varias décadas más, pero que hoy están aquí.

¿Sabes qué es el perfeccionamiento humano?

Conocido en inglés como Human Enhancement (HE), se trata de la alteración natural, artificial o tecnológica del cuerpo humano para mejorar las capacidades físicas o mentales.

Las tecnologías de la mejora humana son técnicas que se pueden utilizar no solo para el tratamiento de enfermedades o discapacidades, sino también en la mejora de las características y capacidades humanas. En algunos círculos, la expresión «mejoramiento humano» es más o menos sinónimo de la ingeniería genética humana, se utiliza más a menudo para referirse a la aplicación general de la convergencia, de la nanotecnología, la biotecnología, tecnología de la información y las ciencias cognitivas (NBIC) para mejorar el rendimiento humano.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Inteligencia Global Trends informe’s 2030, el aumento humano podría permitir que las personas civiles y militares trabajen con mayor eficacia y en ambientes que antes eran inaccesibles. Se dice que «los futuros implantes de retina podrían permitir la visión nocturna y neuro-mejoras podrían proporcionar recuperación de la memoria o la velocidad del pensamiento, además que neuro-farmacéuticos permitirán a las personas mantener la concentración durante periodos de tiempo más largos o mejorar sus capacidades de aprendizaje. 

Fuente: https://es.qwe.wiki/wiki/Human_enhancement

La expresión “mejoramiento humano” condensa en esencia, el objetivo de modificar el genoma humano en direcciones desconocidas. Cualquier combinación sería en este caso posible, de forma que los únicos límites provendrían tanto de la tecnología como de nuestra capacidad imaginativa. El núcleo del debate es hasta qué punto resulta legítimo alterar aspectos referidos, no a la salud, sino a cuestiones estructurales de nuestra especie como el sistema intelectivo, cognitivo o volitivo.

Fuente: https://www.uv.es/gibuv/BIOETICA2014.pdf

Esta área de la ética aplicada plantea y analiza las cuestiones éticas en torno al auge de la promoción del mejoramiento humano mediante, de forma particular, las ciencias biomédicas y nuevas biotecnologías. De este modo se dirige a:

1) Determinar cuáles son los límites éticos de la investigación científica y también de su aplicación, así como los cauces por los que debe discurrir.

2) Justificar cuáles son las obligaciones éticas para las generaciones futuras, ¿existe una obligación moral de seleccionar lo mejor para las generaciones futuras y de librarlos de enfermedades?

3) Examinar otros problemas derivados de naturaleza práctica, como pueden ser la comercialización de estas técnicas como servicios ofertados a las personas que se convertirían en consumidores. Parece ser que ello podría contribuir a generar una mayor desigualdad entre ciudadanos, no solo a nivel de posesión de bienes materiales, como comúnmente se ha entendido la justicia distributiva, sino otro tipo de desigualdades como son las físicas e intelectuales. Este es otro tipo de desigualdad emergente y da lugar a un nuevo problema de justicia. 

Por esto es importante que los fascinantes avances en el campo del perfeccionamiento funcional humano se sometan al escrutinio de la comunidad científica para determinar la validez ética y los límites de esta actividad.

El aspecto más controvertido del perfeccionamiento funcional humano, atañe a los implantes cerebrales; estos dispositivos de reciente creación son capaces de crear una interfaz entre los tejidos nerviosos y unas sondas para sustituir a los órganos dañados. 

Estos avances poseen especial trascendencia para aquellas personas que podrían beneficiarse de un tratamiento médico para curar enfermedades degenerativas, como el Párkinson o recuperar la vista, pero, ¿qué ocurre con las intervenciones que podrían considerarse electivas, como las encaminadas a mejorar la conducta?. En la Unión Europea, distintos colectivos e iniciativas han hecho un llamamiento para que se estudien más a fondo las implicaciones éticas de este tipo de implantes, en vista de la indefinición de los límites entre los usos terapéuticos y no terapéuticos.

Es preciso proseguir esta labor para alcanzar un consenso entre científicos, ciudadanos y partes implicadas en lo que respecta a las aplicaciones nanotecnológicas, especialmente las que no persiguen fines médicos, así como poder cimentar las políticas comunitarias y orientar la investigación en la materia; mientras la ciencia y sus aplicaciones convierten la ficción en realidad.

Los avances de la nanotecnología están abriendo posibilidades en medicina impensables hasta hace poco tiempo, lo que ha dado a lugar a la generación de un campo nuevo que se agrupa bajo la denominación de nanomedicina que tendrán un impacto especial en el diagnóstico, la regeneración de tejidos u órganos dañados (medicina regenerativa) y la administración de fármacos de un modo dirigido. Sin embargo, estos avances están poniendo sobre la mesa aspectos de índole ético a muchos niveles que son objeto de debate actualmente.

El presente informe se centra en las implicaciones éticas, que supondrá la utilización de la nanomedicina en el diagnóstico debido al aumento de la sensibilidad de la detección y de la capacidad de identificar cambios en el organismo a nivel molecular, que pueden predecir el desarrollo de enfermedades. La miniaturización permitirá el uso de sistemas diagnósticos en el domicilio, abriéndose la posibilidad de la autogestión de la salud y la enfermedad. 

Los ciudadanos se verán entonces, en un marco de gestión de datos que pueden alterar en gran medida su modo de vida. Los problemas de interpretación de los resultados en el contexto clínico adecuado, la protección de los datos y la propia definición de lo que es la enfermedad, son aspectos sustanciales del debate a tener en cuenta que, debe implicar a todos los actores involucrados en el desarrollo e implementación de la nanomedicina, a saber, investigadores, fabricantes (industria biotecnológica y farmacéutica), profesionales de la medicina, la Administración Pública, las compañías aseguradoras y las asociaciones de pacientes. Pero también será esencial la participación de los políticos, los periodistas, los intelectuales y pensadores, y en general, a los ciudadanos como destinatarios de estos avances basados en la nanotecnología.

Fuente: https://innovadores.larazon.es/es/tecnologia-empresarial-que-es-el-perfeccionamiento-humano/