Una gran lucha se ha desatado desde la aparición de las consolas de videojuegos quien ha propiciado numerosos debates entre usuarios de ambas plataformas para definir cuál es mejor.

Cada uno de ellos sostiene, que su consola o su PC gamer es el mejor entretenimiento para ejecutar videojuegos, pero lo cierto es, que con el paso del tiempo y la introducción de nuevas tecnologías en el ámbito de ordenadores personales ha planteado que la opción con mejores beneficios a la hora de jugar videojuegos es la PC Gaming. 

Podemos hablar de muchos de los elementos que componen una u otra plataforma, pero una de las cosas muy importantes en consideración, es que el sistema operativo con el cual trabaja una consola no se tiene que ocupar de tantos procesos como lo estaría haciendo una PC y el segundo punto importante es el precio, que si bien a la hora de adquirir una consola por un precio moderado en muchos casos parece elevado; las PC´s sin duda te dejarán pensando en adquirir una de ellas, ya que sus precios pueden ser realmente muy elevados en comparación con su competidor.

Otro de los elementos que pone la PC por encima de las consolas es que en una PC se podría jugar cualquier juego por antiguo que sea este, la retrocompatibilidad que se puede obtener sin duda es algo que los amantes de los videojuegos no pueden pasar por alto al momento de pensar en adquirir una PC.

Las consolas, por otro lado, tienen cierta compatibilidad con versiones de juegos anteriores, que solo están disponibles para los diferentes fabricantes de consolas y no tienen la funcionalidad de poder cargar un software necesario para realizar esta retrocompatibilidad con otras consolas de la competencia.

Derivado de lo anterior, surge otra característica que pone por debajo a las consolas; las PC´s sirven literalmente para más cosas que solo videojuegos. Al tener una PC, no sólo puedes jugar tus videojuegos favoritos, además, puedes realizar tus actividades tanto escolares, de trabajo, personales, etc.

Otra particularidad que los jugadores ven a la hora de elegir entre una y otra plataforma es el modo de juego online, donde, nuevamente la PC tiene por mucho la ventaja. Para la PC, el modo de juego online en la mayoría de sus casos (un 90% de ellos) es de modo gratuito salvo ciertos juegos que requieren una cuota mensual (alrededor del 10% o menos de ellos).

En las consolas se debe de pagar una cuota mensual para poder tener este servicio o suscripciones anuales, por lo que, sí lo vamos sumando por la vida útil de la consola, vendría siendo más caro que realizar la inversión a una PC Gaming.

Hablando de la cantidad de títulos que se encuentran disponibles para una u otra plataforma, nos encontramos que hay ciertos juegos que se encuentran de manera “exclusiva” (quizás es esta la razón por la que muchos prefieren comprar ciertas consolas), pero la PC ha aprovechado esta exclusividad como una oportunidad para tener juegos de distintas consolas disponibles para esta plataforma.

Cuando pensamos en utilizar una PC para poder jugar videojuegos nos imaginamos utilizando un teclado y mouse en vez de un control y pensamos ¿es muy incómodo, no?, la realidad es que esto es totalmente falso, utilizar teclado y mouse es mucho más fácil y efectivo a la hora de jugar los mandos de las consolas que conocemos. 

Diversos fabricantes se dedican a mejorar cada vez sus periféricos para jugar videojuegos, pues una gran comunidad los prefiere por encima de un control tradicional, incluso las mismas compañías encargadas de fabricar y crearlas están sacando teclados y mouse compatibles con la consola, aunque estos son exclusivos y deben de ser certificados por la propia compañía.

Cada una de las plataformas tiene sus pros y sus contras, pero ese no debe de ser impedimento para disfrutar de jugar nuestros títulos favoritos, hay para cada estilo y muchas alternativas para distraernos un poco de todo nuestro exterior. Disfruta, diviértete, inspírate, ya sea en una consola o en una PC pero adéntrate en este vasto e interminable mundo de los videojuegos, donde el límite es nuestra imaginación.