No puedes enseñarle a un antiguo centro de datos nuevos trucos

Considere los centros de datos tradicionales, como un conjunto de:

  • Una amplia cantidad de racks densos de servidores físicos y almacenamientos que mientras más existan, consumen espacio, recursos de energía, calefacción, en pocas palabras, se elevan los costos.
  • Direccionamiento IP estático, con crecimiento descontrolado y complejo de administrar.
  • Una amplia cantidad de equipos de red físicos (Switches y routers de red).
  • Una amplia cantidad de equipos de seguridad físicos (Firewalls, IPS y otros equipos de seguridad).

Básicamente los elementos listados arriba conforman un centro de datos tradicional.

En la actualidad, te has preguntado si, ¿necesitas expandir los recursos de tu centro de datos?, con suerte, has planeado con anticipación todo lo concerniente a espacio físico requerido, consumos eléctricos y de enfriamiento. Si lo hiciste, ¡felicidades!, ahora solo se deberá instalar y apilar (rackear) los servidores, almacenamientos y equipos de red necesarios, que mientras más robusta sea el ambiente, más cantidad de todos estos elementos se va a necesitar, a su vez, se deberá cargar manualmente todo el software de sistema operativo, aplicaciones de bases de datos y software de servidor web equipo por equipo, conectar cables por cada uno de los sistemas y haber validado con anterioridad que todos estos componentes sean compatibles entre sí, pedir las ventanas necesarias, permisos requeridos y asegurarte que en todo este proceso exista la menor cantidad de errores humanos que conllevan tantos procesos manuales.

O bien, se puede utilizar otro enfoque, que es el centro de datos definido por software y reducir la cantidad de cajas físicas, espacio de piso e infraestructura que conforman su centro de datos local. Optimizar el uso de energía, refrigeración y telecomunicaciones aprovechando el software de virtualización, agilizar los procesos de implementación y automatizar los mecánicos.

En lugar de procesos complejos de respaldo y recuperación o trabajo de consolidación de sistemas que requiere mucho esfuerzo, los SDDC simplifican este proceso.

Los datos se pueden replicar o migrar más rápido que nunca, asegurando que sus aplicaciones y/o contenido estén disponibles para aquellos que lo necesiten.

No puedes enseñarle a un antiguo centro de datos nuevos trucos

Considere los centros de datos tradicionales, como un conjunto de:

  • Una amplia cantidad de racks densos de servidores físicos y almacenamientos que mientras más existan, consumen espacio, recursos de energía, calefacción, en pocas palabras, se elevan los costos.
  • Direccionamiento IP estático, con crecimiento descontrolado y complejo de administrar.
  • Una amplia cantidad de equipos de red físicos (Switches y routers de red).
  • Una amplia cantidad de equipos de seguridad físicos (Firewalls, IPS y otros equipos de seguridad).

Básicamente los elementos listados arriba conforman un centro de datos tradicional.

En la actualidad, te has preguntado si, ¿necesitas expandir los recursos de tu centro de datos?, con suerte, has planeado con anticipación todo lo concerniente a espacio físico requerido, consumos eléctricos y de enfriamiento. Si lo hiciste, ¡felicidades!, ahora solo se deberá instalar y apilar (rackear) los servidores, almacenamientos y equipos de red necesarios, que mientras más robusta sea el ambiente, más cantidad de todos estos elementos se va a necesitar, a su vez, se deberá cargar manualmente todo el software de sistema operativo, aplicaciones de bases de datos y software de servidor web equipo por equipo, conectar cables por cada uno de los sistemas y haber validado con anterioridad que todos estos componentes sean compatibles entre sí, pedir las ventanas necesarias, permisos requeridos y asegurarte que en todo este proceso exista la menor cantidad de errores humanos que conllevan tantos procesos manuales.

O bien, se puede utilizar otro enfoque, que es el centro de datos definido por software y reducir la cantidad de cajas físicas, espacio de piso e infraestructura que conforman su centro de datos local. Optimizar el uso de energía, refrigeración y telecomunicaciones aprovechando el software de virtualización, agilizar los procesos de implementación y automatizar los mecánicos.

En lugar de procesos complejos de respaldo y recuperación o trabajo de consolidación de sistemas que requiere mucho esfuerzo, los SDDC simplifican este proceso.

Los datos se pueden replicar o migrar más rápido que nunca, asegurando que sus aplicaciones y/o contenido estén disponibles para aquellos que lo necesiten.

Cambie su enfoque por uno moderno.

Un SDDC brinda a los ejecutivos del centro de datos la oportunidad de:

  • Brindar servicios de alta disponibilidad.
  • Cumplir con los exigentes acuerdos de nivel de servicio.
  • Aprovechar los servicios en la nube para el almacenamiento escalable.
  • Centrarse en aplicaciones, no en bases de datos, servidores web o sistemas operativos.
  • Reducir el costo de energía, refrigeración, líneas de telecomunicaciones y mantenimiento de hardware en general.
  • Automatizar la mayoría de sus procesos operativos de TI como mantenimientos, implementaciones, crecimientos, administración, etc.
  • Su empresa no tiene que migrar completamente su centro de datos a un modelo de entrega SDDC. Hay muchas compañías que han adoptado «contenedores en la nube» para evolucionar a un estado definido por software puro con el tiempo.

¿Estás preparado para estar a la vanguardia?

Gartner sugiere que, para 2020, muchos operadores de centros de datos ejecutarán SDDC y las empresas deben ser conservadoras sobre la adopción inmediata del modelo. 

Algunos de los factores que Gartner sugiere considerar antes de migrar a un SDDC incluyen:

  • Habilidades de TI para administrar aplicaciones de máquinas virtuales.
  • Su apetito por los servicios de gestión de datos híbridos.
  • Disponibilidad para pasar de estar bloqueado a un único proveedor de hardware de servidor al bloqueo de software de VM.
  • La disponibilidad de sus datos a migrar a un entorno virtualizado; el plan de migración para llegar allí también debe ser bien planeado, definido y analizado.
  • Considerar si las plataformas SDDC existentes reducen la tecnología de infraestructura existente en su centro de datos tradicional lo suficiente para justificar el gasto de pasar de los centros de datos tradicionales a un SDDC, como todo, se debe validar financieramente que los ahorros justifiquen la inversión.

Por otro lado, si la empresa si tiene la experiencia de su personal para administrar un SDDC, puede obtener ahorros en tiempo y costos que incluyen:

  • Hardware de seguridad y simplificación del perímetro de red.
  • Los dispositivos de almacenamiento pueden retirarse y a menudo, reemplazarse por servicios en la nube o hiper-convergentes (virtualización de los discos locales de los servidores).
  • Reducción en la cantidad de infraestructura como servidores y switches, enrutadores, etc.
  • Acceso a software innovador de administración centralizado, eficiente y simple, para permitir que el personal de TI reaccione a las demandas de la organización y poder emplear menos personal en administrar la infraestructura y más en el negocio.

Por su naturaleza, los centros de datos evolucionan constantemente para entregar más contenido, usar menos energía y responder a amenazas de seguridad más agresivas. Los centros de datos definidos por software proporcionan una base optimizada para la gestión de datos que es escalable y segura.