Hoy en día todos conocemos, utilizamos sitios web y aplicaciones de streaming, las hay desde aquellas que nos permiten reproducir música como Spotify o Apple Music, hasta aquellas que nos dejan reproducir contenido multimedia como Netflix o Amazon Prime Video. Incluso los más jóvenes utilizan algunas que pueden compartir sus partidas de videojuegos, tales como Twitch y Nonolive, por lo que es seguro decir, que todos alguna vez hemos usado una plataforma de streaming sin siquiera saber que lo hacíamos, pero ¿qué es el streaming? el streaming es la tecnología que nos permite reproducir contenido a través de internet, sin la necesidad de haber descargado este contenido previamente; lógicamente para poder realizar esto, se deben cumplir ciertos criterios tecnológicos.

Estos criterios incluyen cuatro principales de los cuales depende no sólo el que podamos transmitir, sino de la calidad de nuestra transmisión: el hardware, el software, la codificación y la conexión a internet:

  • Hardware: Un CPU con una buena potencia es necesario para poder realizar streaming, sobre todo si se pretende compartir partidas de videojuegos ya que además debe contar con una buena tarjeta gráfica. A esta parte, se le suman otros elementos como el micrófono, la cámara y de ser necesario una capturadora. Mientras más potentes sean estos aparatos, nuestra transmisión debería ser mejor.

  

  • Software: Existen diversos programas para poder realizar streaming, habiendo algunos que vienen incluídos por defecto en nuestra computadora como Xbox Game Bar, la cual transmite sólo la pantalla o algunos más potentes como Xsplit u OBS, que permiten el incluir una cámara en la transmisión. La elección de un programa de transmisión se debe hacer de acuerdo a nuestras necesidades.
  • Codificación: El propósito de la codificación, es tomar la señal de la transmisión y convertirla en el formato correcto para transmitir. Esta función viene integrada en múltiples software de transmisión, pero también se pueden obtener mejores resultados con una pieza de hardware dedicada a la misma tarea. 
  • Conexión a internet: Una buena conexión es indispensable si se planea hacer streaming, y es que incluso si se cuenta con los tres criterios anteriores, una mala señal podría no sólo afectar la calidad de nuestra transmisión, sino el impedirnos transmitir en absoluto. Es por eso que se necesita de un buen ancho de banda, dato que podemos obtener al hacer un simple test de velocidad. 

De igual manera, es importante conocer los diferentes tipos que puede tener el streaming. Estos usos se clasifican principalmente en tres grandes grupos que se conforman de la siguiente manera:

  • Un emisor, varios receptores: Cuando un solo emisor puede interactuar con varios receptores y estos con el emisor, se habla de este tipo de transmisión. El ejemplo más claro de esto son los webinars.
  • Bidireccional: Es cuando se da una transmisión entre un punto y otro, es decir, ambos puntos pueden interactuar entre sí. Un ejemplo de esto, son las videollamadas que hacemos a través de una infinidad de aplicaciones.
  • Unidireccional: Este tipo de transmisión implica que el receptor no puede interactuar con el emisor, siendo lo más común al reproducir vídeos de transmisiones en vivo anteriores.

El realizar streaming no es un tema especialmente complicado, sin embargo, se deben cumplir los requisitos para poder hacerlo correctamente, especialmente si la transmisión es profesional. 

El hacer streaming es una de las maneras más eficientes de hacer llegar un mensaje a nuestra audiencia, y es por eso que es un concepto que se ha vuelto tan popular en los últimos años, especialmente entre las audiencias más jóvenes. Su utilidad ha sido probada a lo largo de su existencia: no sólo son una forma de entretenimiento, pueden servir bastante para la educación como lo han demostrado las clases en línea o los webinars e incluso nos facilita bastante el trabajo por medio de las juntas virtuales.