Siendo ideado en los años 60, el almacenamiento en la nube es una realidad con la que convivimos hoy en día, tal vez, incluso sin saberlo. Cada vez que se respaldan nuestras conversaciones en Whatsapp, siempre que utilizamos los documentos de Google o guardamos archivos en Dropbox o iCloud, hacemos uso de la nube, pero ¿qué es la nube?. El almacenamiento en la nube, es un modelo de almacenamiento que tiene su base en redes de computadoras, es decir, el Internet, siendo este un espacio virtualizado que generalmente es aportado por terceros, por ejemplo: Google, Amazon, Microsoft, Apple, Mega, etc. 

Este espacio virtualizado se encuentra físicamente en centros de procesamientos de datos con una gran cantidad de servidores físicos que son administrados por el proveedor del servicio, ajustando él mismo a los requerimientos del cliente según el espacio que hayan adquirido, rentado u obtenido gratuitamente. Una vez que el proveedor brinda el servicio, es el cliente quien decide cómo utilizar su espacio de almacenamiento, desde guardar archivos hasta el funcionamiento de diversas aplicaciones. A estos archivos y datos se puede acceder de diversas maneras, siendo las más utilizadas: el servicio web, la interfaz de usuario al acceder al servicio, o la interfaz de programación de aplicaciones si se entra al servicio por medio de una app.

¿Cuál es la utilidad del almacenamiento en la nube?

El utilizar almacenamiento en la nube es de gran utilidad tanto para empresas como para personas. Si sólo somos usuarios, podemos respaldar nuestra información con los servicios que logramos encontrar gratuitamente. De igual manera, el beneficio más grande que obtiene una empresa al utilizar el almacenamiento en la nube es una gran reducción de costos de TI, ya que no se debe invertir más en un almacenamiento propio, seguridad para los mismos y personal que esté capacitado en manejarlos, ya que eso será tarea del proveedor y la empresa sólo deberá preocuparse de cómo utilizar los nuevos recursos que tiene. 

Asimismo, ayuda a los colaboradores a utilizar mejor el denominado “tiempo muerto”, ya que se puede acceder a la información que se necesita con el simple requisito de tener una conexión a internet. Por ejemplo, si tenemos una junta en otro corporativo y utilizamos un servicio de transporte a otro corporativo, podemos revisar nuestras notas y presentación mientras nos trasladamos para dar un mejor resultado, optimizando nuestros tiempos y aprovechándolos de mejor manera.

Otro de los grandes beneficios del almacenamiento en la nube para empresas es la escalabilidad, opción que siempre es ofrecida por los diversos proveedores. Esto quiere decir que sólo pagaremos por el almacenamiento que utilicemos, evitando así gastos excesivos e innecesarios, teniendo la opción de aumentar nuestra capacidad de almacenamiento conforme lo necesitemos, notificando de nuestra necesidad de más capacidad a nuestro proveedor. Esto es particularmente útil en sitios web o aplicaciones con un almacenamiento que tiende a crecer, por ejemplo en páginas web de servicio de streaming como Netflix y particularmente Amazon Prime Video, que al hacer uso de Amazon Web Services es capaz de soportar una gran cantidad de usuarios, como se ha demostrado en sus estrenos. 

En definitiva el uso del almacenamiento en la nube es necesario para que las empresas puedan ser competitivas hoy en día, ya que provee seguridad, estabilidad, menores costos y mayor velocidad. El almacenamiento en la nube ha probado ser una gran opción para cualquier empresa que quiera ser competitiva a un menor costo, y dado a que dicha tecnología mejora día con día, la generalización del almacenamiento cloud en el sector empresarial es cuestión de tiempo.