Después de un periodo de cuarentena de más de 120 días, debemos estar conscientes que existen 2 tipos de pensamientos, los que creen que sí existe y los que no creen. Bajo esta premisa y para hacer un regreso a las actividades cotidianas, debemos tener precaución para evitar llevar a casa el virus del que tanto tiempo nos hemos cuidado quedándonos en casa.

Si estamos conscientes de esta premisa, la precaución en el relacionamiento y contacto social deberá ser siempre un foco de alerta si comenzamos a transgredir las medidas precautorias que debemos tener siempre presentes. Tales como:

  1.   El cubrebocas si es tipo desechable, su periodo de vida útil es:
  2. Cubrebocas bicapa o tricapa de 3 a 5 horas.
  3. Cubrebocas Tipo N95 hasta 7 días

Todo depende de su forma de uso, si llega a mojarse de saliva por estornudo o tos, es recomendable cambiarlo de inmediato.

  1.   El cubrebocas reutilizable, en cuanto se sienta húmedo.
  2. Se recomienda el lavado sumergido en solución sanitizante durante 30 min, posterior lavarlo con agua y jabón, si solo se utiliza el lavado normal se deberá lavar con agua caliente entre 60° y 90° centígrados y secar adecuadamente.

Sobre el uso de cualquier cubrebocas, recomienda la OMS que no sea tocado por las manos u otros textiles para evitar su contaminación. Naturalmente y como es bien conocido, la colocación correcta del mismo es importante de tal forma que no se contamine, desde la utilización de las cintas o resortes para su manipulación, como el correcto posicionamiento sobre nariz y boca, el utilizarlo o moverlo hacia el cuello o sobre la frente se puede considerar que ya fue contaminado y se requiere su sustitución.

El lavado de manos debe ser la rutina y buena costumbre que se debe adquirir para mantener alejado el virus de nosotros, si no se tiene acceso a un lavamanos la utilización de gel de alcohol con una concentración por arriba del 70% es la opción para sanitizar nuestras manos. Al utilizar el gel, es debido recordar que el movimiento del gel debe ser muy similar a la utilización del jabón, esparcirlo en uñas, entre los dedos y muñecas.

La sana distancia, de acuerdo a las recomendaciones de la Secretaría de Salud la distancia entre personas deberá ser entre 2 a 3 brazos, que mínimo se considera de 1.5m de persona a persona, el significado de esta distancia es para evitar que el virus se transmita de persona a persona al roce de los textiles, evitando el contacto con partes corporales o estando dentro del radio de alcance de la saliva al hablar, toser o estornudar.

Saludo a distancia, el roce o toque de persona a persona con partes descubiertas del cuerpo puede ocasionar la transmisión del virus, por ejemplo: manos, partes de la cara o contacto de los textiles. De tal forma que la utilización de un ademán para saludar es lo más recomendable.

Etiqueta respiratoria, la Secretaría de Salud también recomienda tapar nariz y boca al toser o estornudar, con el ángulo interno del codo, de esta forma la aspersión de saliva producto de esta acción será retenida disminuyendo la posibilidad de afectar a alguien en nuestro entorno, además de no olvidar lavarse las manos después de un suceso de este tipo debido a que posiblemente las manos entren en contacto con los residuos de saliva en textiles y cuerpo posterior a esta acción.

Utilización de careta plástica, hay que recordar que el virus buscará cualquier debilidad de nuestro sistema para depositarse y sobrevivir, de tal manera que cabe la posibilidad que busque entrar por medio de la lágrima de los ojos a nuestro cuerpo, por lo que el uso de la careta de protección también es recomendable para mantener aislada la cara de posibles contagios.

Verificación de temperatura corporal, esta medida informativa sobre la temperatura de las personas principalmente es preventiva, ya que si alguien llegara con síntomas anormales se buscará sea atendido de inmediato para que se recupere la persona y evitar la propagación con contagios masivos.

Recuperación exitosa, en caso de que llegara a presentar síntomas compatibles al COVID-19 como fiebre y/o tos, no salgas de casa y de aviso a sus superiores así como a las autoridades de salud de tal forma de que te presten la ayuda necesaria para tu recuperación y atención en caso de necesitarla.

Sanitización de dispositivos electrónicos personales y de escritorio, no olvides que  estos al estar en constante contacto con nuestras manos son focos de infección, por lo que deberás rutinariamente sanitizarlos adecuadamente varias veces al día. Adicional no permitas o prestes tus dispositivos a otras personas ya que puede ser elemento de transmisión del virus.

En el transporte público, al utilizar la movilidad que proveen las ciudades es recomendable guardar la sana distancia entre conciudadanos, pero sabemos que esto se complica ya que todos tienen la necesidad de transportarse en ese momento, de tal forma que las recomendaciones son utilizar el transporte únicamente lo necesario, buscar las horas de menor afluencia para evitar el contacto o disminución de la sana distancia con otras personas, utilizar muy frecuentemente gel sanitizante, utilización constante de cubrebocas y evitar retirarlo por cualquier motivo, evitar platicar, evitar consumir alimentos durante tu trayecto, evitar en todo momento tocarse la cara.

Evitar reuniones con gran cantidad de personas o lugares de alto flujo de personas y poca ventilación, tomar medidas precautorias al visualizar que hay muchas personas en ciertos lugares, evitar la posibilidad o riesgo de contagio, visualizar posibles aglomeraciones en bancos, elevadores, accesos a las oficinas, acceso al transporte público, etc. Estudios recientes señalan que lugares donde permanezcan las personas durante mucho tiempo y no se cuente con una ventilación adecuada, se considera de muy alto riesgo de contagio este tipo de lugares, tales como: espacios interiores, baños públicos, restaurantes, lugares de trabajo, escuela, fiestas, redes de negocio, conferencias presenciales, arenas, conciertos, cines y cualquier otro tipo de conglomeración.  

Trabajo desde casa, en la medida de lo posible y si sus actividades laborales lo permiten, solicite continuar laborando desde casa, con esta medida disminuirá la probabilidad o riesgo de contagio.

Regresar a casa, si por cualquier motivo salió de casa, al regresar sea consciente que existe la posibilidad que sea portador del virus, con o sin sintomatología, de tal manera que puede contagiar a todas las personas que habitan en su domicilio, por lo que las medidas de sanitización que debe tomar al regresar a casa deberán ser una rutina de limpieza completa; recuerde que de pies a cabeza deberá realizarlo, existen productos que nebulizados hacen una sanitización efectiva hasta del 99.9% o si no cuenta con este medio, puede procurar la sanitización por partes y la utilización del baño corporal; su ropa y calzado dejarlos fuera para una sanitización posterior.

Sanitización de vehículo, si para movilizarse utilizó sus propios medios, es necesario recordar que estuvo sentado durante el traslado de un punto a otro, de tal forma que es recomendable la sanitización del habitáculo del vehículo después de su utilización, de esta forma evitará que los textiles retengan la posibilidad de transportar al virus de un lugar a otro, es recomendable la sanitización completa de todas las superficies las haya ocupado o no.

Sanitización periódica del hogar, recuerda que la limpieza personal y en casa es fundamental para evitar el contagio, hay productos de uso para el hogar que actúan sobre las superficies de efecto prolongado, por lo que con una limpieza habitual será suficiente para mantenerte alejado del virus en casa. 

En lugares más concurridos las acciones sanitizantes a desinfectantes pueden incluir sistemas avalados o que aún no lo están por las autoridades sanitarias, pero tampoco niegan su utilización, como túneles de aspersión de productos sanitizantes, luz de onda UV para espacios cerrados, toallitas sanitizantes, sanitización con la utilización de aspersión, limpieza diaria de todas las áreas de bajo tránsito, limpieza constante y  programado diario de varias intervenciones de las áreas de alto flujo.

Acciones adicionales útiles como el refuerzo a nuestro sistema de defensas bajo supervisión médica, alimentación sana y balanceada, ejercicio acorde a nuestras costumbres y por lo menos de 30 minutos diarios, disminución del consumo de bebidas alcohólicas, del tabaco y drogas.

Educación cívica de las personas donde se protejan a sí mismos, protejan a sus familias y por ende protejan a sus vecinos.

Readaptación después de la cuarentena, al haberse dado cambios de rutina en cortos periodos de tiempo, implica que requerirá adaptarse nuevamente a los cambios, y esto implica un tiempo diferente para cada uno de nosotros, por ende, la sugerencia es combinar tu rutina de cuarentena con el regreso a las actividades laborales.

Comunicación con tu familia y amigos para identificar síntomas anormales como ansiedad, estrés, etc., compartir tu experiencia ayuda a liberar los sentimientos que este tipo de situaciones provocó en cada una de las personas.

Aprende y mantén una actitud positiva de la experiencia vivida, identificando lo aprendido de tal forma de continuar explotando e incrementando el control emocional.