Con la presencia del COVID-19 en nuestro país a partir del mes de marzo, la población mexicana se ha visto obligada a modificar su ritmo de vida en todos los sentidos. Ya sea en lo laboral, en lo social y especialmente, en educación. Estamos entrando poco a poco al mundo que nos ofrece la tecnología y el internet para poder continuar con nuestras actividades sin que se vean interrumpidas a pesar de una cuarentena obligatoria.

En el sector de educación se han implementado y mejorado estas herramientas haciendo que se vuelva una opción viable para finalizar los estudios sin importar si es primaria, secundaria, preparatoria o universidad. Ya sea con correos, videollamadas, chats, redes sociales o “AI” los estudiantes y profesores pueden continuar con sus clases evitando la pérdida de la fluidez del aprendizaje sin afectar con la compatibilidad de horarios.

En México, la tecnología ha tenido sus experimentos fallidos basados en dotar de hardware y software a las escuelas de educación básica (enciclopedias, pantallas didácticas o proyectores). En ninguna de estas iniciativas estaba prevista una verdadera inclusión tecnológica para los docentes, por lo que es de entender que los procesos didácticos y la nueva relación a distancia entre el alumnado y los maestros este despertando tensiones por falta de costumbre y se considera que se está trabajando más de lo normal, provocando aburrimiento y falta de interés en darle continuidad; sin embargo, poco a poco la sociedad ha empezado a empatizar y perder el miedo a la tecnología utilizándolo a su favor y explotando la imaginación para llamar la atención, evitando distracciones de sus estudiantes.

Consideremos que siempre habrá ventajas y desventajas para esta “nueva” modalidad:

Ventajas:

  • Flexibilidad de horarios: Los alumnos podrán adaptarse a cualquier horario para poder estudiar. Se dispone del tiempo como uno lo prefiera.
  • Mejor uso de tiempo: No se tienen que mover ni trasladarse a ningún lado, así como organizarse de acuerdo con sus actividades cotidianas y posibilita a tener una mejor calidad de vida.
  • No se atrasan: En la modalidad en línea no existen eventos como, “el maestro no llegó”, o “no había salón disponible”, por lo que las clases no se pierden y puedes llevarlas al día.

Desventajas:

  • Distracciones y procrastinación: El acceso a la tecnología también puede generar distracciones si no hay una persona presente que corrija en el momento.
  • Falta de recursos: Es complicado obtener acceso a internet y a recursos tecnológicos en los sectores de bajos recursos.

Afortunadamente el gobierno de México, en conjunto con Google, están capacitando a más de 500 mil maestros y padres de familia por medio de plataformas educativas para impartir cursos y talleres de apoyo.

La plataforma de Google para educación es la misma que se usa actualmente en Italia, Suecia, Chile, El Salvador, Malasia e Indonesia a nivel nacional, y en grandes ciudades como Río de Janeiro y Nueva York, además de importantes universidades nacionales como la UNAM y la Universidad de Guadalajara.

Esto es un buen pacto, ya que agrega mucho valor a lo que se está haciendo, cuenta con alrededor de 10,000 programas y muchas cuestiones lúdicas, sobre todo, para mantener el interés de los niños pequeños ya que existe una gran competencia con los juegos digitales. 

Es un gran esfuerzo, aunque no se alcanza a solucionar todas deficiencias para impartir la educación, principalmente se tiene la carga de la inequidad, estamos hablando que cuando mucho, el 40% de la población estudiantil se verá beneficiada debido a que en México no todos cuentan con una buena tablet o una computadora que sirva para realizar los trabajos.

Sin embargo, el que haya llegado este pacto a México, puede tener efectos favorables para la educación, no solo se quedará en la emergencia que estamos viviendo con la pandemia, ya que no es un programa de corto plazo, los usos de Google Suite son una perpetuidad, es decir, las cuentas que abran los maestros, padres de familias y estudiantes no caducan, van a persistir con el tiempo presentando innovaciones día con día.